¿Qué tanto crecimiento?

| 11/24/2000 12:00:00 AM

¿Qué tanto crecimiento?

La crisis fiscal y el desarreglo de las instituciones son los dos grandes obstáculos al crecimiento de la economía colombiana.

por Eduardo Lora

Las señales de recuperación de los últimos meses han puesto nuevamente sobre el tapete la discusión acerca de las posibilidades de crecimiento sostenido de la economía colombiana. Para los más optimistas, la economía está bien encaminada, ya que la industria y las exportaciones están creciendo fuertemente, no hay desequilibrios externos y la inflación está bajo control. Para los menos convencidos, quedan aún serios temores por el lado fiscal y son muchas las deficiencias de las instituciones y de la confianza como para garantizar un crecimiento sostenido.



La evidencia internacional puede iluminar este debate. Durante los últimos años, los economistas han montado una verdadera industria de análisis de los determinantes del crecimiento en el mediano plazo. Literalmente, se han estimado millones de regresiones buscando desentrañar la influencia de diversos factores. Un estudio de Arturo Galindo en el BID está siguiendo esta línea de investigación para calcular las posibilidades de crecimiento de los países latinoamericanos en los próximos años, tomando como base la experiencia de los países en desarrollo en las tres últimas décadas.



América Latina en su conjunto puede aspirar a crecer 4,2% con las condiciones actuales de la economía mundial y el estado de las políticas y las instituciones de los países. Entre los países con mejores posibilidades de crecimiento están actualmente Chile, Costa Rica y Panamá. La razón está en que estos países cuentan con una buena combinación de algunos de los siguientes factores: baja inflación, niveles moderados de gasto público corriente, buenas instituciones --en particular imperio de la ley--, altos niveles de educación y buena infraestructura de servicios --especialmente teléfonos--. También influyen favorablemente una tasa baja de dependencia infantil, y varias condiciones geográficas, en particular el acceso al mar.



Con su situación actual, Colombia no puede crecer en forma sostenida más allá del 3 ó 3,5% anual, ya que tiene en su contra muchos de los factores enumerados. Pero podría aspirar a crecer a una tasa entre 7 y 8% anual --como lo han logrado varios países del sudeste asiático-- con la siguiente combinación de políticas. En primer lugar, fortaleciendo el imperio de la ley, es decir, el respeto por la propiedad, la vida y el estado de derecho. En segundo lugar, reduciendo el gasto público en cerca de 10 puntos del PIB, lo que implicaría menores impuestos, más espacio para el sector privado y menos para la corrupción. Estos dos factores combinados pueden elevar el potencial de crecimiento del país en más de 3 puntos. Esto le da la razón a quienes afirman que la crisis fiscal y el desarreglo de las instituciones son los dos grandes problemas del país. Luego le seguirían en importancia ampliar la cobertura de los servicios básicos de infraestructura (los mayores atrasos están en carreteras y teléfonos), aumentar los niveles de educación y consolidar la reducción de la inflación.



Estos son los factores fundamentales que decidirán el crecimiento del país en los próximos diez años. Las soluciones de corte más inmediatista, como financiar el gasto público con emisión monetaria, reducir artificialmente las tasas de interés para algunos sectores u otorgar incentivos fiscales a la inversión, tienen muy poca probabilidad de éxito y agravarían los problemas, en vez de aliviarlos.



* Esta columna no compromete al BID, entidad a la cual está vinculado el autor.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.