Opinión

  • | 2006/05/12 00:00

    ¿Qué hace el sector privado en Colombia?

    ¿Cuál es realmente el aporte del sector privado? ¿Cómo medirlo? ¿Es suficiente?

COMPARTIR

Parece muy fácil hacer un diagnóstico superficial sobre el compromiso real del sector privado hacia la responsabilidad social empresarial en Colombia. Llegaríamos a la conclusión de que se trata de un sector poco comprometido y más bien alejado de la realidad social del país. La verdad es que siempre es más fácil descalificar con un par de frases lapidarias y sin argumentos, que defender una posición.

Por esta razón, resulta interesante buscar fuentes serias que hayan investigado el tema, tarea que conduce invariablemente a la Encuesta de Responsabilidad Social de la Andi, y desde hace unos pocos días, al valioso documento Aportes y desafíos de la Responsabilidad Social Empresarial en Colombia, cuyos autores son Roberto Gutiérrez, Luis Felipe Avella y Rodrigo Villar, de la Universidad de los Andes y la Inter American Foundation.

Se trata de dos aproximaciones totalmente distintas. El primero es un documento que busca entender la percepción, el compromiso y la opinión que sobre sí mismo tiene el empresariado, en el campo de la responsabilidad social. El segundo, por su parte, trata de caracterizar la actitud y esfuerzos del sector privado en Colombia hacia la RSE, adelantando un análisis de los principales hitos del sector, comparándolos con los casos de otros países latinoamericanos y proponiendo algunas acciones para aumentar la participación y el impacto en el sector social.



¿Qué piensan los empresarios sobre sí mismos?

La encuesta de la Andi arroja algunos resultados sorprendentes. Por ejemplo, afirman los industriales que cerca del 50% de las empresas elabora balances sociales o informes de gestión social. Dice también que el 80% de las empresas participa en programas de apoyo a fundaciones sociales.

Declaran las empresas encuestadas que dedican el 2,04% de sus ventas a inversión en responsabilidad social. La muestra escogida alcanzaría un valor de inversión social de alrededor de ¡$739.000 millones!, cifra que no incluye los aportes parafiscales.

La verdad es que una mirada a las anteriores afirmaciones produce sensaciones encontradas. Existe la impresión generalizada de que el sector privado puede hacer mucho más de lo que hasta ahora ha hecho. Sin embargo, si las cifras y estadísticas de la encuesta son correctas, nos mostrarían un sector privado más activo y participativo que el de la mayoría de los países, incluyendo varios del mundo desarrollado.

Una posibilidad es que las definiciones utilizadas para inversión social, responsabilidad social y balance social no sean las comúnmente usadas en el sector. Esta es en realidad la explicación más probable. Cuando se analiza la definición de balance social del manual de la Andi, allí se incluye como inversión social una buena cantidad de rubros que en otras aproximaciones de versiones más modernas de responsabilidad social son un gasto, como los costos laborales.

Lo preocupante es que la impresión que dejan los resultados de la encuesta, es la de un sector privado que supera incluso los estándares internacionales, cuando en realidad el concepto de responsabilidad social está en muchos casos apenas siendo introducido en los protocolos de las compañías.

No se trata de ignorar los inmensos esfuerzos que hacen algunas organizaciones, sino de evitar actitudes conformistas con un sentido de responsabilidad que apenas se está formando.

De otra parte, la historia de la responsabilidad social en Colombia incluida en el libro recién publicado, nos muestra un sector privado que desde hace muchos años ha sido líder en América Latina en iniciativas sociales, que ha hecho inversiones importantes y, en algunos casos, muy creativas, pero que en términos generales debe dar un giro desde la filantropía pura, hacia la responsabilidad social empresarial, ojalá con un grado de coordinación en el sector privado, y desde el mismo hacia el sector social y el sector público que conduzca a maximizar el impacto de sus acciones.



* Miembro del consejo directivo de Compartamos con Colombia. brucemacmaster@compartamos.org?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?