Opinión

  • | 2007/08/17 00:00

    ¿Qué finalidad tiene el dinero?

    Cuestionamiento sobre los valores generacionales, para familias con negocios.

COMPARTIR

En la última reunión del Consejo Familiar, surgió un tema que levantó ampolla: qué hacer con la fortuna familiar. La primera generación (tres hermanos varones septuagenarios) rápida y vehementemente declaró que la familia no tenía nada parecido a una fortuna, y que tal charla podría conducirlos a la ruina. Fueron claros en que lo que la familia necesitaba era aprender los valores del trabajo arduo, el ahorro y la humildad.

La siguiente generación (seis hijos y sus cónyuges) no pareció muy impresionada por las aseveraciones de sus padres. Hasta hubo quien dijo: "¿Trabajar 60 horas a la semana, como ustedes? Eso no es vida. ¿Dónde estaban ustedes, mis padres, cuando yo era un muchacho? ¡Cuántas veces deseé que papá fuera a mi colegio, o que me viera triunfar en los deportes...! Además, siempre se han reinvertido la gran mayoría de las ganancias. ¿Cuándo veremos los frutos de tanto trabajo?"

Los patriarcas estaban muy preocupados, pues habían empleado toda la vida (dos vidas, según las esposas) construyendo una empresa que no solo había dado estabilidad y estatura a la familia, sino que también había ayudado a la comunidad y al país. Pero ahora que estaban listos para ceder las riendas, no les gustaba lo que oían.
 
Obviamente cada hijo es diferente. Uno es un gran trabajador, otra se había casado con un estadounidense y no se veía muy contenta, otro era un solitario, pero todos disfrutaban un estilo de vida más alto de lo que hubieran imaginado sus padres.

A los ojos de los patriarcas, esta nueva generación parecía un tanto ansiosa. Y la tercera... eso era cuento aparte: todos crecieron con lujos, viajes y servidumbre. No era mera arrogancia, sino que esta generación parecía sentirse con derecho a todo ello. Siempre esperaban lo mejor, y eran muy exigentes. Para ellos, la riqueza era algo que daban por sentado. Sus preocupaciones habituales eran el disfrute personal y el lujo.

Así pues, los patriarcas decidieron reunirse otra vez. Les preocupaba la reunión del Consejo Familiar. ¿Cuáles son los valores familiares alrededor del dinero? ¿Qué sucederá con la riqueza familiar el día que faltemos? ¿Seguirá esta familia el camino de tantas otras que pasan de los harapos a los pañales de seda, solo para volver a los harapos en tan solo tres generaciones? ¿Cuáles son los valores correctos en torno al dinero? ¿Qué podemos hacer nosotros para que haya mayores posibilidades no solo de éxito financiero, sino de ayudar a cada hijo y a cada nieto a perpetuar los mejores valores familiares?

Fue así como decidieron convocar una reunión de todas las generaciones. Abiertamente expusieron sus miedos y esperanzas para con la familia. Dijeron: "Sabemos que nuestro liderazgo está a punto de terminar. No es nuestro deseo controlarlos a ustedes, pero no creemos que ustedes hayan respondido una de las preguntas clave del liderazgo de las empresas familiares. Creemos que ustedes no comprenden el propósito del dinero, por lo que les pedimos que contesten las siguientes preguntas:

¿Es importante el dinero? ¿Por qué?

¿Qué efectos positivos tiene en ustedes el dinero?

¿Qué efectos negativos tiene en ustedes el dinero?

Si aumenta la riqueza financiera de la familia, ¿será de ayuda para la sociedad? ¿será de ayuda para cada uno de ustedes individualmente? ¿será de ayuda para nuestra familia?

¿Cuánto confían ustedes entre sí, como para trabajar y poseer activos conjuntamente?

¿Hay acuerdo entre sus valores sobre el dinero y los negocios?"

Al finalizar la reunión, los patriarcas dijeron: "Creemos conocer los verdaderos valores de nuestra generación. Tal vez no sepamos los valores correctos para ustedes... Eso tendrán que determinarlo ustedes mismos... Y nos gustaría que lo hicieran ya mismo. Estamos más interesados de lo que ustedes se imaginan en oír sus respuestas a las preguntas anteriores, y bien podrían llevarse una sorpresa en la próxima reunión".

El siguiente artículo explorará la respuesta de la familia, y la sorpresa que prepararon los patriarcas.

Marc@sii-inc.net
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?