Opinión

  • | 1999/07/02 00:00

    Pymes en vías de extinción

    Las pymes son baluarte de la democracia colombiana. Generan el 48% del empleo industrial y representan el 82% de los establecimientos industriales.

COMPARTIR

La situación de las pymes hoy es de grave riesgo. Las 8 empresas que diariamente han desaparecido en el país durante el ya largo rato de la crisis, constituyen la principal fuente de crisis empresarial del país. La Encuesta de Comportamiento y Opinión del primer trimestre de 1999 reveló, entre otras, las siguientes señales: "Cuatro quintas partes manifestaron que su desempeño es regular o pésimo, el 68% reportó menores niveles de producción, el 75% enfrentó caída en las ventas, el 74% opera por debajo del 60% de su capacidad instalada y el 58% tuvo que recortar personal" con su perverso efecto en el desempleo general. Sufren un fenómeno ajeno a la práctica económica: tendencia a demanda cero.

Haciendo a un lado diversos elementos necesarios para promover las pymes, como los centros de desarrollo tecnológico, son urgentes dos acciones de salvamento: el servicio del crédito y la activación de la demanda.

En cuanto a disponibilidad de crédito, el gobierno ha anunciado $150.000 millones del IFI. Acopi dice que el monto requerido es de $500.000. Lo importante es colocar rápidamente la suma ofrecida y acometer el programa de reestructuración de deudas. Si faltare, debería crearse un fondo especial con el Banco de la República, que dadas las condiciones de baja inflación, alta capacidad instalada ociosa e imposibilidad de recalentamiento, no crearía riesgos inflacionarios.

La tasa de interés necesariamente debe ser razonable y estable. Ojalá el Ministro de Hacienda logre sostener la tendencia y evitar reversiones por los intereses estadounidenses y la emisión de bonos de Fogafin para la banca oficial.

Para facilitar el crédito, se requiere también reducir los costos administrativos, mediante acuerdos con los bancos, que deleguen en el gremio y en asociaciones, tareas de estudio y administración de créditos.

Recuperar la demanda exige dinámica en sectores como el agropecuario y la construcción de vivienda social e infraestructura. Estos últimos requieren financiación mediante una política fiscal más amplia, que tenga como punto de equilibrio una drástica reducción de gastos burocráticos.

Sería muy útil el éxito de la política contra el contrabando de la doctora Kertzman. El comportamiento alcista de la tasa de cambio debe devolver alguna protección y competitividad.

Fuera de su flexibilidad para generar empleo y adaptarse a los mercados, las pymes amplían la base social del capitalismo y mejoran la distribución del ingreso. Colombia no puede permitir que otro costo del modelo sea la desaparición de la pequeña y mediana empresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?