Puntadas visionarias

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Puntadas visionarias

A compartir emociones morales gratas.

por Antanas Mockus

Personas que trabajan en un hospital del sur occidente de Bogotá quieren mejorar las relaciones entre ellas. Llegan a la conclusión de que lo que más desearían es aumentar el mutuo respeto. Para encontrar pistas sobre cómo se podría mejorar el respeto nos hacemos la pregunta, en taller, uno por uno, ¿cuándo nos hemos sentido más respetados en la vida? Un funcionario con aspecto de sindicalista dice: "una vez en que logré defender mis derechos por las buenas". Si lo hubiera filmado propondría repetir su testimonio todas las noches por nuestra televisión. Una médica: en 14 años una sola vez perdió sus estribos y uno de los compañeros de trabajo le habló con infinita serenidad. Otra mujer cuenta que denunció a un médico especialista del hospital que le respondió con la amenaza de hacerle perder la tarjeta profesional de enfermera. Ella consultó a las personas con quienes vive, sus dos hijos adolescentes, que la invitaron a mantener el principal valor familiar, la verdad. Y ella se sintió muy respetada cuando todo el hospital la apoyó. La empleada que atiende el dispensario interno dijo: me siento muy respetada cuando me creen. ¿Cuál es la vez en que se ha sentido más respetado?

Un General de la República, sentado a mi lado en un Foro reciente sobre el papel de las Fuerzas Militares, mira cómo me sirven un vaso de agua. Con sonrisa confiada y respetuosa me recuerda los posibles usos que podría tener ese vaso y me invita a ser cauto. Siento que ha mirado al vaso de agua como si se tratara de un arma, y le comento que de niño, al ver las armas que portaban los uniformados, aprendí a confiar en que ellos sabrían usarlas bien. Un vaso con agua ha comenzado a adquirir un poder de disuasión.



Un grupo de estudiantes de la Nacional desarrolla un proyecto de cambio cultural voluntario. Busca aumentar la pertenencia a la Universidad. Se ha apoyado en profesores y estudiantes de estadística para medir la pertenencia de los profesores y para poner a prueba una metodología para acrecentarla: identificar logros y divulgarlos. A la fecha han aplicado más de 200 encuestas a una muestra representativa de profesores. Casi todo se ha hecho con acción voluntaria de estudiantes que reconocen que el proceso ya ha generado algunos resultados y aprendizajes. Un día asisto, sin aviso previo, a una de sus reuniones. Han conseguido dos proyectores de acetatos y sobre la pared más larga del salón proyectan un cronograma detallado de actividades y una de las páginas del borrador del cuestionario. Sobre el tablero escriben propuestas de modificaciones a una pregunta. Y las votan. Lo han hecho para toda la encuesta.



La imagen es contundente: la sociedad soñada ya está ahí. Algunos de nosotros reconocen que son apenas parte del gran nosotros en construcción.



¿Quiere promover la probidad? En la próxima reunión social o de trabajo tómese unos minutos para que cada participante cuente su mayor proeza de probidad. Caminos para propagar valores.



amockus@gaitana.interred.net.co
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.