Opinión

  • | 2005/06/24 00:00

    Política de dividendos

    Si la política de dividendos no se trabaja adecuadamente, puede conducir a un desastre familiar.

COMPARTIR

En esta oportunidad, voy a tomar algunas reflexiones de François de Vischer con respecto a la política de dividendos de una empresa familiar. Dice el señor De Vischer que los dividendos juegan un papel muy importante en la compensación de los accionistas, pero que una política eficaz se debe establecer teniendo en cuenta un contexto amplio establecido en un Proyecto de Familia.

Mientras las empresas de familia crecen en progresiones aritméticas, las familias lo hacen en progresiones geométricas. Así mismo, las necesidades financieras y económicas de estos familiares crecen de diferente forma. Los accionistas que trabajan en la empresa quieren que el negocio crezca y que su patrimonio se valorice continuamente. A menudo, prefieren que los excesos de caja se reinviertan en la empresa en vez de repartirlos en dividendos. Por su parte, aquellos que no trabajan en la empresa ven sus acciones como una inversión que debería estar rentando lo mismo que podría rentar en otro lado. Muchos de estos últimos ven la empresa como la fuente de su sustento, porque seguramente no tienen una diferente por otro lado.

Como las necesidades financieras de los accionistas activos y pasivos son tan diferentes, se debe considerar una política de liquidez que tenga en cuenta esta situación, porque si no se establece adecuadamente puede ocasionar un desastre familiar, como muchos que ya hemos tenido oportunidad de ver. En todo caso, las políticas de dividendos deben considerar también otras formas de liquidez para los miembros de la familia, especialmente aquellos que no son activos en la empresa.

La junta de directores es la que aconseja a la asamblea el reparto de dividendos de cada año, tratando de establecer un balance entre las necesidades de los unos y los deseos de los otros. Infortunadamente, a veces, los dividendos son considerados como la fuente de la paz familiar y la junta de directores se ve obligada a aconsejar a la asamblea de accionistas algo que puede no convenirle a la empresa, pero que mantiene la paz familiar. El mandato para la junta es valorizar las acciones de la empresa, pero a veces esa tarea no es compatible con los deseos de liquidez de los accionistas. Le corresponde entonces a la junta mirar otras opciones de liquidez y no simplemente considerar los dividendos como la única fuente, porque los dividendos presentan algunas desventajas. En primer lugar, ciertos accionistas se pueden acostumbrar a recibir un pago fijo cada año y una suspensión o disminución de ese dividendo puede causar un gran malestar, por lo cual las juntas deciden continuar con los pagos, así la empresa no pueda hacer los proyectos que le exige el mercado. En segundo lugar, todos los accionistas van a recibir la misma cantidad de dinero por cada acción poseída, sin tener en cuenta sus necesidades particulares. Para algunos será mucho, para otros será muy poco. Pero todos estarán siendo compensados igualmente, de acuerdo con el capital que poseen en la empresa.

Para lograr una mayor comprensión de las necesidades económicas y financieras de la familia, el señor De Vischer aconseja llevar a cabo un proyecto familiar que contenga la misión y la visión de la familia, así como el plan para alcanzarlas, y que al mismo tiempo analice las necesidades de liquidez y las expectativas de los diferentes accionistas, para proponer posibilidades de obtener liquidez dentro de la empresa. Entonces, la política de dividendos podría ser establecida con mayor fundamento. Esta sería una política que contendría todos los elementos del proyecto familiar, y de esa forma será más lógica y entendible. En este proyecto de familia trabajarían todos los accionistas de la empresa por medio del consejo de familia, y se dedicarían a establecer el plan estratégico de la familia con respecto a la empresa, a clarificar los valores y los elementos familiares que quieren que la compañía tenga.



Señor empresario: Para establecer su política de dividendos, organice su proyecto familiar y considere alternativas diferentes a los dividendos para proporcionar liquidez a sus accionistas. En una próxima columna, hablaremos un poco más de estas alternativas.



Diego Vélez Montes

dvelezm@alum.mit.edu
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?