Poder

| 11/24/2000 12:00:00 AM

Poder

Pequeño y triste breviario de cómo ejercer poder en Colombia.

por Armando Botín

1. Nunca tome decisiones. Es innecesariamente arriesgado y se vuelve responsable por ellas. Los decisores tienen vidas cortas.

2. En la medida de lo posible aléjese de los cargos que tengan funciones reales y conviértase en asesor, confidente o miembro de junta donde pueda dejar constancias o sembrar desconfianza respecto a cualquier acción tomada por la administración. En algún momento, esta va a fallar y usted podrá probar cuánta razón tenía.



3. Practique una actitud escéptica respecto a absolutamente todo. El escepticismo permanente es una de las formas más elegantes de ejercer la cobardía con dignidad. Y el poder.



4. Nunca tenga una idea. Las ideas son aburridas, no incorporan nombres particulares, hay que defenderlas e implican tomar posición. Las ideas o lo conceptual son anatema del poder.



5. Cualquier acción o medida de relativa complejidad desvirtúela con el insulto y la duda. Es evidente que nadie quiere hacer el esfuerzo de entender lo complejo y este país es tierra fértil del insulto. Es popular quien destruye, nunca quien construye.



6. Ponga opiniones destructivas y calumniosas en boca de ese ser inexistente que es todo el mundo. Nunca asuma responsabilidad por su propia bajeza.



7. Desprecie profundamente el pasado. Desprecie profundamente el futuro. La esencia misma del poder es estar actualizado. Los confidenciales son el saber mismo.



8. Tenga opiniones. Entre más irrespetuosas e impertinentes mejor. Poco importa que carezcan de fundamento y soporte. Basta con tener opiniones. Muchas opiniones. La pobreza argumental es derecho del poder.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.