Plan Colombia

| 4/28/2000 12:00:00 AM

Plan Colombia

La derrota de la droga necesita apoyo campesino y de los ecologistas. También es necesaria la financiación de la estrategia militar y policiva.

por Alvaro Uribe Vélez

El país debe eliminar la droga. Hace 20 años se decía que no tendríamos problemas de consumo, hoy aparece un crecimiento preocupante entre la juventud. Se aseguraba que no habría problemas de producción. Ahora que Perú y Bolivia están en la víspera de la erradicación, Colombia tiene más de 120.000 hectáreas. Ventajas como la biodiversidad y el agua dulce pueden perderse por la destrucción ambiental. Al ritmo que avanzan los cultivos no sería extraño ver un claro en la selva entre San José del Guaviare y Leticia o Mocoa. La droga produce aquí la enfermedad holandesa de la economía, que por vivir de una lotería no hace agricultura ni industria ni tecnología. Su eliminación desfinancia la guerra, para que los irregulares necesiten negociar.Como padre de familia, soy adverso a la legalización. Y nada ganaríamos con aprobarla mientras no lo hagan los otros países. En la agenda internacional es un tema por lo pronto negado. De aprobarse dentro de años, Colombia sufriría mucho en el intervalo.El Plan Colombia debe acertar en 3 estrategias: social, ecológica y militar.Para que tengan un sustento digno, el Estado inicialmente debe pagar un subsidio de $5 millones anuales a cada uno de los 50.000 campesinos vinculados a los narcocultivos. El total, $250.000 millones, es una cifra manejable, dada la magnitud del problema y el valor del Plan. Deben exigirse 2 obligaciones: que no se reincida en la siembra y que el campesino, en esa etapa inicial, cuide la regeneración del bosque tropical. Me correspondió liderar un experimento similar con 1.500 familias en Urabá y funcionó bien. Intervenían las corporaciones ambientales y se hacía control satelital. En etapa posterior se puede enriquecer el rastrojo en recuperación y continuar con proyectos alternativos, donde el suelo, la topografía y la infraestructura lo permitan. El subsidio campesino para eliminar la droga y regenerar el bosque despierta mucha simpatía en la comunidad internacional, lo que hace sostenible el proyecto en términos de financiación. La derrota de la droga necesita apoyo campesino y de los ecologistas. Además de poner buen cuidado en los agroquímicos que se han de utilizar, es necesario pensar en pagar salarios para destrucción manual.La estrategia militar y policiva y su financiación internacional son necesarias. Un negocio criminal de tal tamaño no se combate solamente con acciones sociales y ecológicas, que bien implementadas lograrán que la presencia de la fuerza pública sea más disuasiva que ofensiva. Que la guerrilla participe en la eliminación cuando existan compromisos de paz, cuando no sea guerrilla, nunca antes.Eliminar la droga es dar a nuestra juventud un título de respetabilidad ante la comunidad internacional.



auv@epm.net.co
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.