Opinión

  • | 2006/10/13 00:00

    Perspectivas para el sector financiero

    El sector financiero en América Latina está entrando en una nueva etapa que le permitirá realizar su potencial.<br><br>

COMPARTIR

Después de 25 años (1978-2002) de estancamiento e inestabilidad, el ambiente económico de América Latina está mejorando rápidamente, creando las condiciones para que el sector financiero pueda realizar su potencial. La economía de la región en su conjunto creció a una tasa aproximada al 5% anual durante el período 2003-2005, y se espera que continúe creciendo entre el 4% y 5% anual en los próximos años. Las expectativas sobre Colombia coinciden con las de la región.

Esta nueva etapa de crecimiento moderado está siendo acompañada por estabilidad monetaria. En la medida en que los déficits fiscales han disminuido y la inflación ha bajado, las tasas de interés han caído rápidamente. El déficit fiscal agregado de América Latina en 2005 fue tan solo el 1,4% del PIB, mucho más bajo que el de Europa y Estados Unidos. La inflación promedio de la región fue del 6,5% el año pasado y este año se espera que sea del 5%. Por tanto, países como Colombia están logrando tasas de interés en los bonos del Tesoro a largo plazo inferiores al 10% anual.

En la medida en que la situación monetaria se estabiliza, se están alargando los plazos de los instrumentos financieros. Esto está generando la oportunidad de que crezcan los productos financieros que requieren tasas bajas, duraciones largas y mercados de capitales líquidos: hipotecas, préstamos para financiar automóviles, fondos de inversión, etc.

En la medida en que se consolidan estas tendencias, los bancos de los principales países de la región van a lograr crecer sus portafolios de préstamos a tasas de dos dígitos durante los próximos 10 años. Los productos relacionados con los mercados de capitales van a crecer incluso más rápido. Este crecimiento va a estar impulsado por el aumento de la duración de los instrumentos financieros, así como el crecimiento de los fondos de pensiones. Estos ya tienen activos bajo administración de US$250.000 millones, y están creciendo a tasas superiores al 10% anual.

La velocidad de desarrollo del sector financiero tendrá variaciones de país a país. Chile, que ha tenido estabilidad monetaria por un buen tiempo, está bastante avanzado en el proceso de desarrollo. México, cuya estabilidad monetaria es más reciente, pero que ya logró grado de inversión en la deuda gubernamental, es el siguiente en la fila. Países como Brasil, Colombia y Perú, que están avanzando en términos de reducir el déficit fiscal y que aspiran a tener una calificación de grado de inversión en los próximos dos años, vienen después.

Las multinacionales líderes en el sector financiero en el mercado mundial ya se han percatado de la oportunidad que viene. Instituciones como Santander, BBVA y Citigroup ya derivan una parte significativa de sus utilidades de sus crecientes inversiones en América Latina. Otras grandes instituciones han anunciado sus intenciones de crecer sus inversiones en la región, como HSBC, Scotia y GE.

Las instituciones líderes de capital local, que han sobrevivido todas las crisis de las últimas décadas, están consolidando agresivamente sus mercados y preparándose para la competencia con los extranjeros. Los mercados de capitales las están premiando con altos múltiplos de valoración. Este es el caso en Colombia con instituciones líderes como Bancolombia y el Banco de Bogotá. En Brasil, el principal mercado de la región, las capitalizaciones bursátiles de los bancos líderes, como Bradesco, Itau y Unibanco, ya se aproximan a las de grandes instituciones en Europa y Estados Unidos.

Como reflexión final, el desarrollo del sector financiero descrito anteriormente deberá ser vital para mantener el crecimiento económico general. El crecimiento de sectores clave, como el de la construcción, va a depender del desarrollo de productos y mercados financieros. Y, en la medida en que la economía crezca, va a facilitarse el desarrollo del sector financiero, lo que le dará sostenibilidad al proceso de desarrollo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?