Opinión

  • | 2011/05/25 00:00

    Perspectivas del carbón

    A pesar de la preocupación con relación al aumento de las emisiones de dióxido de carbono, las perspectivas para el carbón Colombiano son excelentes.

COMPARTIR

El uso del carbón como fuente de energía esta cada día más cuestionado por su impacto en términos del aumento del dióxido de carbono en la atmósfera, lo cual está causando alteraciones climáticas en todo el mundo. A pesar de esto, las perspectivas para la exportación de carbón desde Colombia son muy prometedoras. Son varias las razones para esto. Primero, el carbón continúa siendo la principal fuente para la generación de energía eléctrica en el mundo, por su confiabilidad y bajo costo. Segundo, dos de las principales alternativas al carbón, como la energía nuclear y la hidroeléctrica, presentan desafíos ambientales iguales o mayores a los del carbón. Y, tercero, se espera un gran incremento en la demanda de carbón desde Asia.

El carbón continúa siendo una fuente relativamente económica y confiable de generación de energía eléctrica. Por esta razón, a nivel mundial se mantiene como la principal fuente para este propósito. De acuerdo con la OECD, el carbón representa 41% del total, seguido en importancia por el gas natural con 21%, la energía hidroeléctrica con 16% y la energía nuclear con 13%.

Es probable que en la próxima década el carbón logre mantener su participación dentro del total de fuentes de generación de energía eléctrica, dados los problemas y controversias que generan la energía nuclear y la hidroeléctrica. La energía nuclear ya estaba siendo fuertemente cuestionada por los riesgos que implican posibles escapes de radioactividad. Estos cuestionamientos han aumentado considerablemente a partir de los recientes accidentes en el Japón causados por el tsunami. Los grandes proyectos de energía hidroeléctrica también están siendo fuertemente cuestionados, especialmente aquellos que implican inundar grandes extensiones de tierra. Por el otro lado, continúan avanzando las tecnologías para reducir el impacto ambiental del carbón, especialmente los esquemas de captura del dióxido de carbono.

Las nuevas tecnologías de energía renovable, como la eólica, la solar o la geotérmica, representan menos de 3% del total de la generación eléctrica mundial. Durante la próxima década, es poco probable que lleguen a representar una parte significativa de la generación eléctrica, dado su alto costo relativo al carbón o al gas natural.

Por estas razones, los modelos del mercado del carbón elaborados por McKinsey indican que durante la próxima década las importaciones del mineral por vía marítima por parte de los países consumidores van a continuar creciendo a una tasa de entre 2% y 3% anual.

Se espera que tres importantes mercados disminuyan sus importaciones de carbón por vía marítima: Estados Unidos, Europa y China. Estados Unidos va a pasar de ser un importador marginal a un exportador marginal en la medida en que aumenta la participación del gas natural en su matriz de generación eléctrica. Europa va a continuar importando, pero a un menor ritmo, en la medida en que está buscando proactivamente reemplazar al carbón como fuente de energía. Se espera que en los próximos 5 años su producción de energía eléctrica con base en el carbón disminuya de 27% a 23% del total. El caso de China es diferente. Allí se espera que el consumo de carbón para generación eléctrica aumente en más de 120 millones de toneladas por año. Sin embargo, se cree que China podría abastecer todo este crecimiento con producción adicional interna, o importaciones por vía ferroviaria desde Mongolia.

Por lo tanto, el crecimiento de las importaciones por vía marítima va a estar concentrado en otros países asiáticos, especialmente India, Corea, Malasia, Turquía y Taiwán. Solamente la India espera aumentar sus importaciones en 70 millones de toneladas durante los próximos 5 años, un valor equivalente a todas las exportaciones actuales de Colombia. Se estima que los otros países de Asia aumenten sus importaciones en otro tanto.

Solo cuatro países están en condiciones de aumentar significativamente su capacidad de producción para suplir estas necesidades: Indonesia, Colombia, Australia y Suráfrica. Esta es la gran oportunidad para nuestra industria del carbón.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?