Para ampliar cobertura

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Para ampliar cobertura

Propuesta para que los independientes se vinculen al sistema de salud.

por Hugo Lopez Castaño

Según la encuesta de calidad de vida, a finales de 1997 el país contaba con cerca de 4,7 millones de trabajadores urbanos independientes (cuentas propia y microempresarios). El 50,2% estaba cubierto por la seguridad social en salud (13,7% por el régimen subsidiado y 36,5% por el contributivo). Pero la mitad de los afiliados al régimen contributivo estaba "colgado" de sus familiares y no cotizaba el sistema. Y no se trata solo de los más pobres: de los independientes con ingresos superiores al mínimo legal (el 46,4% del total), el 56% estaba cubierto por la seguridad social y el 70% no cotizaba.



La norma que fija el ingreso base para la afiliación de los trabajadores independientes al régimen contributivo en dos salarios mínimos mensuales está generando altos costos fiscales. Sus extracostos en cotización desestimulan la afiliación de los independientes con ingresos situados entre uno y dos salarios mínimos (el 28% del total) obligándolos a recurrir al régimen subsidiado o al de "vinculados".



Por eso puede pensarse en disminuir la base de ingresos presuntos para su afiliación.



Argumentos a favor: las nuevas afiliaciones elevarían la masa de cotizaciones.



En contra: la mayor evasión potencial de los ya afiliados (que podrían bajar el ingreso declarado hasta el nuevo tope) disminuiría esa masa; el traslado de población, hoy cubierta por el régimen subsidiado o en calidad de vinculados, al contributivo, que tiene mayores beneficios, genera mayores costos.



De acuerdo con un estudio realizado por la Corporación CIDE los argumentos a favor podrían pesar más. Si se redujera la base de afiliación a un salario mínimo y si se lograra controlar la evasión potencial de los ya afiliados de altos ingresos, los independientes cotizantes pasarían del 19% al 28% (450.000 cotizantes más) y, habida cuenta de la mayor cotización, el costo neto de la atención de la nueva población afiliada (cerca de 1'436.000 personas) en el régimen contributivo sería menor que en el subsidiado o para los vinculados. Habría pues una ganancia fiscal, pero con la diferencia de un aseguramiento pleno.



La racionalidad de esta medida depende crucialmente de que se pueda controlar la evasión en la declaración de ingresos de afiliación. Habría que diseñar una buena reglamentación y acelerar, mediante un adecuado sistema de información, el cruce previsto con los ingresos declarados al sistema de pensiones. A medida que la cultura del seguro de pensiones se vaya extendiendo entre los independientes, ello podría ser mejor que la presunción de ingresos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.