Opinión

  • | 2005/02/18 00:00

    Oportunidades de inversión 2005

    No habrá muchas oportunidades de inversión en Estados Unidos, hasta cuando los intereses de corto plazo estén en niveles del 3,5% y el largo plazo esté cercano al 5%.

COMPARTIR

Comenzó el año y se están despejando algunas de las incertidumbres que flotaban en el ambiente a finales de 2004. Las elecciones en Iraq, si bien han sido complejas, han tenido la respuesta masiva de los principales jugadores políticos, con excepción de la minoría suni. Este punto ha reducido la presión sobre Estados Unidos y, más importante, se ve una posible salida a la guerra en la región y al desangre económico que está inflingiendo a la economía estadounidense (desde el comienzo de la guerra se han gastado casi US$300.000 millones).

La subida de tipos de interés dictada por la Reserva Federal siguió la senda esperada, subiéndolos por sexta vez consecutiva, hasta 2,5%. Se espera que en estos 12 meses sigan aumentando para llegar a 3,5-4,0%.

Si no vemos estos niveles, las oportunidades de inversión en el área dólar serán muy pocas, sobre todo cuando un bono del Tesoro a diez años rinde ligeramente por encima del 4%, con un diferencial mínimo entre lo que rinden el corto y el largo plazo. Los motivos para esta situación se basan en dos factores: el primero, el doble déficit estadounidense, comercial y fiscal, que está en máximos históricos, y por el otro lado, su continua financiación por parte de las economías asiáticas, que de esa forma se aseguran que los consumidores estadounidenses sigan comprándoles sus mercaderías. Esto está acompañado por la devaluación del dólar contra el euro y contra la mayor parte de las divisas latinoamericanas.

Una vez analizada esta situación, intentaré desglosar lo que se espera para los próximos meses y cómo se puede reflejar en las distintas oportunidades de inversión en cada región. Si bien es cierto que el crecimiento de las utilidades de las corporaciones estadounidenses ha sido alto este último año y que su economía está creciendo a las mayores tasas desde 1995, también es cierto que la situación no es sostenible en el largo plazo. No pensemos en encontrar muchas oportunidades de inversión en Estados Unidos hasta cuando los intereses de corto plazo estén en niveles del 3,5% (con rendimientos reales positivos después de varios años negativos, al haber sido la inflación superior al coste del dinero) y el largo plazo esté cercano al 5%, cosa que no esperamos hasta finales de este ejercicio. Una vez que vaya pasando eso, el dólar irá evolucionando de forma diferente, según la región del mundo. Creemos que contra el euro y Latinoamérica, irá recuperando valor en los próximos meses, aunque podamos verlo aún unos meses más débil; en cambio, vemos una fuerte revalorización de las monedas asiáticas contra el dólar que vaya ayudando a cerrar el fuerte déficit comercial existente entre ambas economías.

En cuanto a la bolsa, las oportunidades van a venir de Europa, principalmente de Europa del Este, por la convergencia de sus economías con el resto de la Unión Europea. Por otro lado, las oportunidades continuarán viniendo del sudeste asiático: China e India continuarán con sus altos crecimientos, y los demás países de la región, incluyendo a Japón, se beneficiarán de ello. Es difícil invertir en estos mercados, por lo que sugerimos hacerlo con fondos especializados o índices bursátiles cotizados en la bolsa de Nueva York (la forma más fácil y económica para los pequeños inversionistas).

En mercados de renta fija o bonos, seguimos pensando que hay que mantenerse en la parte corta de la curva, pues las subidas de intereses pueden reducir el precio de los bonos largos. Los mercados llamados emergentes van a ofrecer muy distintas oportunidades, siendo los de Europa del Este, Rusia y Turquía los de mejores oportunidades. Por el contrario, pensamos que Latinoamérica ya ha alcanzado sus máximos en precios y tiene más para perder que para ganar.

Como complemento y para aquellos inversionistas sofisticados, seguirá habiendo oportunidades en fondos de inversión alternativa o hedge funds, pero deben ser extremadamente cuidadosos. Habrá grandes diferencias de rendimientos según los sectores. Es muy probable que alguno de estos instrumentos desaparezca por mal manejo en los próximos años, por ello hay que buscar una muy buena asesoría para reducir los riesgos al máximo.



Santiago Ulloa - CEO TBK Investments, Inc.

sulloa@tbkinvestments.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?