No debe asustarnos la emisión

| 3/22/2002 12:00:00 AM

No debe asustarnos la emisión

por Horacio Serpa Uribe

La mejor manera para resolver el problema del financiamiento de una guerra es no hacerla, pero si el enemigo no da otra alternativa, hay que enfrentarlo con toda la fuerza del Estado. Para ello, hay que echar mano de todos los recursos disponibles: ayuda internacional, crédito, impuestos, donaciones y, si es necesario, crédito del Banco de la República al Gobierno. Como lo señala Javier Fernández, lo menos contraproducente en una guerra es que el déficit fiscal se incremente y en las circunstancias colombianas ello solo sería posible acudiendo al financiamiento del Banrepública. Para Paul Krugman "no hay que hacer como Estados Unidos dice, sino como lo hace". Las cifras de Estados Unidos son elocuentes: durante la II guerra mundial, el déficit fiscal llegó al 35% del PIB y la deuda el 120%. La extrema derecha argumenta que la guerra hay que financiarla con impuestos y recortando el gasto público. No hay duda de que en una situación de conflicto, todo el país tiene que hacer un esfuerzo de austeridad y el Gobierno tiene que dar ejemplo; pero no podemos olvidar que también tenemos que luchar contra la pobreza y el desempleo. Si bien los mayores impuestos podrían impedir un mayor déficit fiscal, el efecto sobre la capacidad de compra de la población será directo. La historia está llena de episodios de guerra en los que se recurre a la emisión y expansión del gasto público. Ello no debe asustarnos. Lo que debe asustarnos es que ante la decisión de hacer la guerra no se estén movilizando los recursos necesarios para resolver el conflicto.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.