Ni Bush ni Gore

| 11/24/2000 12:00:00 AM

Ni Bush ni Gore

El ganador de esta elección es Harris.

por Oswaldo Acevedo Gómez

El 6 de noviembre , la conocida firma encuestadora Harris Interactive, antes Harris Polls, predijo públicamente que Al Gore ganaría la elección presidencial en Estados Unidos por un estrecho margen de 0,2%, basada en una encuesta hecha por internet.



Los conocedores de estos temas pensaron que Harris había enloquecido, o que pensaba suicidarse públicamente, por la gran controversia que ha despertado el uso de internet para investigación de mercados; la misma que surgió cuando se inició la investigación telefónica.



El 8 de noviembre, una vez conocidos los resultados electorales, los críticos parecen haber callado para siempre, porque si alguien atribuyera a la suerte la precisión de la encuesta de Harris, no sería creíble que también atribuyera a la suerte la predicción certera de 7 de las 7 elecciones de gobernadores y de 27 de las 27 elecciones de senadores, basadas en la misma encuesta que anticipó el triunfo de Gore (votos populares).



Detrás de estos impresionantes resultados, hay tres elementos de mucho peso que llevaron a Harris a tomar semejante riesgo:



Primero: Dos años y más de 120 encuestas de opinión pública realizadas paralelamente por teléfono y por internet, cuyos resultados han permitido analizar a fondo las relaciones entre las dos metodologías y los dos universos.



Segundo: Varios millones de dólares invertidos en tecnología, tanto de software como de hardware, y...



Tercero: Los más de 7 millones de individuos registrados en la base de datos, que han manifestado su deseo de responder encuestas vía internet.



Confirmada, sin espacio para dudas, la eficacia de la metodología para la investigación por internet, la controversia quedará centrada ahora en temas menos sensibles como precio, duración del cuestionario...



Algún tiempo pasará para que los medios de comunicación comprendan que publicar resultados de "encuestas por internet" realizadas sin tecnología ni rigurosidad, poco a poco va minando su activo más valioso. Su credibilidad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.