Opinión

  • | 2009/03/06 00:00

    Mypimes: micro escuelas de negocio y cultura

    ...con un potencial formativo enorme pues convergen en ellas factores emocionales, relacionales y económicos...

COMPARTIR

El reciente estudio exploratorio de la Dinámica de la Empresa Familiar Pyme realizado por Fundes y en el cual tuve oportunidad de participar como investigador y coordinador de proyecto, mostró una fisonomía más definida de la situación actual de la micro, pequeña y mediana empresa familiar (Mypime), que permite elaborar recomendaciones para su fortalecimiento.

Un interesante contraste se pudo establecer entre diez grandes empresas y cien Mipymes del país, en temas tan amplios como caracterización demográfica, gestión empresarial, estructura organizacional, propiedad y sucesión. Se confirma el carácter familiar del emprendimiento, así como las dificultades encontradas por estos empresarios debido a la poca implementación de nuevas técnicas de gestión, reducción de mercados, bajo desarrollo tecnológico e inadecuado diseño organizacional, entre otras.

Recomendamos entonces a las familias empresarias avanzar en la formalización de la empresa familiar a través de la creación o consolidación de alguna forma de gobierno corporativo, diseño y ejecución de una plataforma estratégica con sus respectivos procesos de gestión en todas las áreas funcionales y la definición de políticas de sucesión. Los empresarios a su vez deben desarrollar habilidades gerenciales e involucrarse en el proceso de sucesión, y el Estado generar y apoyar políticas para el desarrollo empresarial y competitivo del sector.

Las Mipymes familiares deben ser conscientes de la necesidad de crecer construyendo una cultura propia, con claros valores con los que se planee, se juzgue, se delibere, se decida y en algunos casos, se sancione. Interesantes patrones culturales en el estudio: el 89% de las organizaciones están en cabeza de su fundador, y el 61% han sido empleados en otras compañías. Podemos deducir que un número importante de estas empresas se ha conformado con capitales de cesantías o ahorros de personas que se han retirado o perdido su empleo y decidieron crear su propia empresa. La urgencia de completar un ciclo vital como persona adulta, dejando consolidado un patrimonio, hace que muchos empresarios sacrifiquen aspectos fundamentales de la relación familiar, dando prioridad al posicionamiento de la empresa.

El liderazgo de empresa y de familia coinciden bajo una misma persona en la mayoría de estas organizaciones, por consiguiente los conflictos en el dominio familiar trascienden al ámbito del negocio y viceversa. Algunos miembros de la familia se ven arrastrados, por la necesidad, a participar en la empresa sin claras reglas de juego, y donde el equivalente salarial por su contribución al negocio se ve diluido en "dinero de bolsillo" y pagos en especie, deteriorando la motivación a un mejor desempeño por la falta de incentivos y reconocimiento.

El desconocimiento de la dinámica financiera de la empresa genera percepciones equívocas con respecto a las utilidades reales. Se ve ingresar dinero, pero no los pagos a proveedores, el monto de la cartera, deducciones, impuestos, pago de intereses. Existe entonces el riesgo de que los jóvenes exijan más allá de las posibilidades o, peor aún, tomen por su cuenta recursos del negocio como compensación por su contribución a la empresa.

Considero que las Mipymes familiares son fundamentalmente microestructuras sociales y culturales, con un potencial formativo enorme pues convergen en ellas factores emocionales, relacionales y económicos que al interactuar configuran el carácter, los principios del intercambio justo y responsable, la visión de futuro y de la continuidad, y el sentido de la estrategia o perspectiva inteligente para el uso de recursos para optimizar los resultados de la inversión.

Señor microempresario: teniendo en cuenta que su empresa familiar es una microescuela de negocios y de cultura, ¿de qué manera facilita la circulación de la información y el conocimiento? ¿Cómo está formando a los vinculados al negocio en la toma de decisiones? ¿Tiene definidas las reglas de juego de los familiares en la empresa? ¿Dispone de criterios para la distribución de las utilidades? ¿Qué órganos o mecanismo motivarían y facilitarían la participación y la formación de líderes de cara a la consolidación y sucesión en la empresa?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?