Opinión

  • | 2005/07/22 00:00

    Multinacionales de países emergentes

    En los últimos 10 años, ha surgido un grupo de multinacionales de países en vía de desarrollo que se están consolidando como líderes en el mercado mundial.

COMPARTIR

El sentido común dice que las multinacionales deben venir de países desarrollados. Se asume que las empresas de los países en vías de desarrollo tienen muchas desventajas para competir con multinacionales en el mercado internacional (el costo de capital es más alto, el desarrollo de nuevas tecnologías es menor, los mercados son pequeños, etc.). Y el sentido común dice que para competir con las multinacionales es necesario explotar las ventajas que se desarrollan como jugador local (esquemas de protección a la industria local negociados con el gobierno, mejor conocimiento del mercado nacional, cercanía al cliente, etc.).

En los últimos años, se han desarrollado suficientes casos de éxito de empresas con sede en países en desarrollo que permiten concluir que no siempre el sentido común prevalece. Las dificultades asociadas con operar en un país emergente pueden proveer una excelente plataforma para desarrollar habilidades únicas que pueden ser aprovechadas internacionalmente.



Un caso de éxito

Laboratorios Ranbaxy, de India, ilustra el punto anterior. Ranbaxy se beneficiaba de la protección gubernamental antes de que India fuera parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Hasta ese momento, India no reconocía las patentes sobre productos farmacéuticos. Por tanto, muchas empresas como Ranbaxy fueron creadas para copiar los productos desarrollados en Estados Unidos y Europa, producirlos a bajo costo y hacerlos accesibles a la gran masa de población de bajos ingresos en India.

Para competir en un mercado con cientos de empresas similares, Ranbaxy comenzó a distinguirse por la contratación de cientos de profesionales con avanzados conocimientos químicos, y por la construcción de sofisticados laboratorios y fábricas que le permitían rápidamente producir en gran escala productos recién introducidos en países desarrollados.

Una vez India entró en la OMC, Ranbaxy se dio cuenta de que podía utilizar estas habilidades para competir en los países desarrollados en el mercado de genéricos. Para seguir esa estrategia compró la empresa Laboratorios Ohm en Estados Unidos y en 1994 entró al mercado de genéricos estadounidense. En los últimos 10 años, Ranbaxy ha crecido su negocio en Estados Unidos, y ya es una de las 10 principales empresas de genéricos en el mundo, con ingresos superiores a US$1.200 millones (78% fuera de India).



Fuentes de habilidades

La operación en países como India o Colombia presenta grandes desafíos a las empresas -los clientes son más pobres, los canales de distribución más complejos, la población más dispersa, etc.-. Sin embargo, estas mismas dificultades sirven para desarrollar habilidades únicas que no poseen las empresas estadounidenses o europeas. Muchas empresas colombianas son mejores en operar vastas redes de ventas y distribución a muy bajo costo para llegarle a la población de bajos ingresos.

Para desarrollar una empresa multinacional es clave conseguir el liderazgo en el mercado local para asegurar la fuente inicial de recursos financieros para la expansión internacional. También se deben desarrollar algunas habilidades clave que sean de clase mundial, como lo hizo Ranbaxy. Un estudio sobre empresas líderes en el mundo hecho por McKinsey, concluyó que todas habían llegado a altos estándares de competitividad en sus procesos clave antes de iniciar su proceso de internacionalización.

En Colombia ya estamos viendo la llegada de estas nuevas multinacionales. Gerdau, de Brasil, que adquirió al Grupo Siderúrgico Diaco, es uno de los líderes mundiales en el sector de las siderúrgicas no-integradas. El grupo Telmex, de México, que adquirió a Comcel por medio de América Móvil, se está convirtiendo en una de las multinacionales de telecomunicaciones con mayor capitalización bursátil.

Algunas empresas colombianas han dado pasos para convertirse en multinacionales. Esta revista ha documentado casos como el de Carvajal, Corona y Bavaria. Hacia el futuro, muchas más deberán hacerlo si logran apalancarse sobre las habilidades que han usado para triunfar en el mercado local.



Basado en el artículo de Jayana Sinha, Global Champions from Emerging Markets, publicado en el McKinsey Quarterly.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?