Opinión

  • | 2004/11/26 00:00

    Momento de espera

    No es momento de invertir a largo plazo, sino de reducir duraciones en las carteras, con plazos máximos de 5 años e intentando reinvertir a tasas mayores según suban los intereses en los próximos 15 meses.

COMPARTIR

Es difícil hacer un análisis de los acontecimientos políticos y económicos de las últimas semanas, pero intentaré revisarlos para poder definir una política coherente de inversión en estos momentos. El más importante ha sido la reelección de George W. Bush como Presidente de Estados Unidos por un segundo y último período de cuatro años. Los mercados bursátiles han reaccionado con fuertes subidas, más que por un apoyo a su política económica, por la satisfacción de que hubiese un vencedor claro y no tener que volver a pasar por las dudas de fraude que tuvimos en 2000.

Pero la incertidumbre es alta, y todo ello se refleja en las distintas posibilidades que afrontan los inversionistas en el mundo. Hay un sentimiento general de que en Europa y Asia habrá mejores oportunidades de negocios que en América, sobre todo debido a cómo puede seguir afectando el desarrollo de la guerra en Iraq a la economía estadounidense y en especial a su creciente déficit fiscal y comercial. Los distintos analistas económicos de los grandes grupos financieros mantienen su opinión sobre un dólar débil, evidenciado en los últimos dos años, y que se mantendrá así un tiempo más. Si bien se producirán muchos dientes de sierra, que de ser aprovechados, pueden dejar rendimientos muy importantes a las carteras. Se une a esto, nuevamente la recomendación de diversificar las inversiones tanto en distintos instrumentos como en diferentes divisas, que al tiempo que protejan los rendimientos ayudarán a elevarlos sustancialmente. Aquellos que han invertido en euros y en divisas distintas al dólar, han visto rendimientos vía moneda superiores al 15% en los últimos 12 meses.

Vamos a continuar con las subidas de intereses en los países del primer mundo, pero a un ritmo más lento de lo estimado hace algunos meses. Esto es debido a la amenaza que para las principales economías han supuesto las fuertes subidas del precio del petróleo y de las materias primas básicas para producción industrial. Una de las razones para estas subidas ha sido el alto crecimiento de China que, según cifras recientemente publicadas, se mantiene por encima del 9%, y que ya ha provocado la primera subida de intereses en ese país desde 1995.

¿Qué debemos hacer para beneficiarnos de esta situación? Lo primero, ser cautos y tener paciencia. No es momento de invertir a largo plazo, sino de reducir duraciones en las carteras, con plazos máximos de cinco años e intentando reinvertir a tasas mayores según vayan subiendo los intereses en los próximos 15 meses. Segundo, diversificar fuera del espectro económico estadounidense, con dos peculiaridades diferentes. Aquellos inversionistas que tienen acciones en Estados Unidos, podrán reducirlas, tomar los beneficios de las últimas alzas y colocar parte de ellas en Europa y Asia. Aquellos que aún mantienen posiciones fuertes en bonos soberanos y corporativos latinoamericanos, podrán reducirlas sustancialmente, ya que han tenido un desempeño muy bueno los últimos dos años, y buscar papeles refugio para protegerse de la incertidumbre que puede producir el alza del costo del dinero en el mercado internacional y sobre todo los cambios políticos en el continente. Hay que recordar que un simple estornudo en Brasil provoca un fuerte resfriado en el resto de la región y el presidente Lula ya está sufriendo sus primeros contratiempos tanto de la oposición (pérdida de las alcaldías de Sao Paulo y Porto Alegre), como dentro de su propio partido.

En síntesis, aquellos que estén líquidos pueden esperar para ir invirtiendo en las distintas oportunidades que van a ofrecer los tipos de interés más altos en los próximos meses. En cambio, aquellos que están invertidos no dejen pasar este momento para reestructurar sus carteras y salir beneficiados de las nuevas tendencias de los mercados.



Santiago Ulloa, CEO TBK Investments, Inc.

sulloa@tbkinvestments.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?