Opinión

  • | 2008/08/29 00:00

    Modelos escolares para la equidad

    Sumando esfuerzos para el mejoramiento de la educación.

COMPARTIR

Empresas como Pimpollo, el Acueducto de Bucaramanga, Corvisan, Gasoriente, Corona, Interquim, BP, Comités de Cafeteros; Fundaciones como Mamonal, Luker, Proantioquia, Fecoop, Cinde, Promigas, Fucai; Universidades como Nacional de Antioquia, San Buenaventura y de Manizales, han venido trabajando con Secretarías de Educación e instituciones locales en ciudades como Bucaramanga, Girardota, Cartagena, Sopó, Riohacha, Sevilla, Yopal y Manizales, con el proyecto Modelos Escolares para la Equidad -Mepe-, construido y promovido por la Fundación Empresarios por la Educación desde el año 2004. Se trata de una propuesta que busca mejorar los resultados de aprendizaje y las condiciones de acceso, retención y permanencia de los niños y jóvenes en la escuela.

Con el desarrollo de los Mepe, se ha logrado llegar a nueve regiones del país, 62 instituciones educativas, 27.000 estudiantes y cerca de 1.500 maestros. Se han movilizado más de 30 aliados en las diferentes regiones del país. Las evaluaciones internas del proyecto reportan, desde la perspectiva de los docentes y rectores involucrados, ganancias significativas en términos de la gestión escolar, el mejoramiento en el aula, la cultura escolar y la participación de los padres de familia.

Este proyecto focaliza la atención en instituciones educativas de zonas rurales, urbanas marginales y estratos socioeconómicos 1, 2 y 3, priorizando la atención de poblaciones con mayores niveles de desventaja, con la intención de ofrecer a niños y jóvenes de estos sectores la oportunidad de acceder a un sistema educativo de calidad.

El proyecto Mepe se construye a partir de dos elementos fundamentales: 1. El mejoramiento de instituciones educativas con una perspectiva integral y sistémica que reconoce y respeta la diversidad regional y escolar. 2. La constitución de alianzas entre actores del sector gubernamental, académico y privado, que favorecen el desarrollo de las intervenciones en las instituciones educativas.

Para el desarrollo del primer elemento, los Mepe trabajan en tres componentes: La gestión institucional, los procesos de aula y la relación con el contexto. El trabajo en cada región implica de los equipos Mepe una importante capacidad de adaptar las propuestas de intervención a la diversidad institucional.

Con el componente de gestión institucional se busca fortalecer los procesos pedagógicos, directivos, administrativos y misionales de las instituciones educativas.

En la gestión de aula, se procura que los docentes afiancen sus prácticas pedagógicas a partir de metodologías incluyentes, activas y pertinentes para el contexto. En esta dimensión se han trabajado metodologías tales como: Escuela Nueva, Escuela Activa Urbana, Aula Taller, Pedagogía Conceptual, Proyectos pedagógicos de aula y de promoción de la comprensión lectora, entre otros.

Finalmente, en cuanto a la gestión de contexto, el proyecto Mepe aporta elementos para que las instituciones educativas avancen hacia la consolidación de sinergias estratégicas, con actores del entorno donde se encuentran insertas, de manera que se resuelvan problemáticas que son identificadas como obstáculos para las posibilidades de permanencia, aprendizaje y socialización de los estudiantes.

El segundo elemento fundamental de Mepe, la constitución de alianzas intersectoriales, parte de la idea de que una educación integral e incluyente exige el compromiso de diversos actores sociales y, por tanto, se hace indispensable la participación de aliados que promuevan el desarrollo de este modelo y favorezcan su sostenibilidad. Así, aliados del sector académico proveen asesoría pedagógica y de fortalecimiento a las instituciones educativas; el sector gubernamental aporta recursos financieros o técnicos, y respalda el desarrollo del proyecto. En algunas regiones del país existen experiencias de incorporación de aprendizajes o incluso de los mismos Mepe dentro de la política educativa local. El sector empresarial favorece la búsqueda y generación de alianzas interinstitucionales e intersectoriales, apoya la gestión institucional y los procesos de transformación y cooperación y en algunos casos aporta recursos financieros y técnicos.

Este es un proyecto al cual empresarios de las distintas regiones pueden vincularse, trabajando en conjunto con universidades u otros aliados y autoridades locales y regionales, para emprender una profunda transformación y mejoramiento de las instituciones y del sistema educativo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?