Opinión

  • | 2003/12/12 00:00

    ¿Miembros independientes en juntas de empresas familiares?

    Don José ya no se siente tan solo al tomar decisiones y los miembros de junta le han ayudado a separar sus sentimientos familiares de las decisiones de negocio.

COMPARTIR

Don José, uno de los grandes empresarios colombianos, hizo su fortuna "a puro pulso", es muy exitoso y próspero, a pesar de sus errores (varios). Tanto sus tres hijos (dos de los cuales trabajan con él), como sus empleados le siguen la corriente y no se atreven a contradecirlo en nada. ("Ya se imaginará cómo es el genio del patrón", me decía uno de sus empleados). Pero don José no se siente tranquilo al tomar decisiones ahora que el negocio es tan grande. Aunque no es del tamaño de Ford, sus decisiones son igualmente importantes para él y su familia (así como para los más de 500 empleados que tiene y sus familias).

Don José se pregunta: "¿Cuánto tiempo irá a pasar antes de que me equivoque gravemente y tome una decisión que destruya la compañía? Quiero que la compañía fundada en 1970 que creció con mi sudor y trabajo, y el de mi esposa Josefina, perdure mucho tiempo". Según don José, necesita quién le ayude a tomar algunas decisiones del negocio, que sea confiable, inteligente, y respetado y que también se atreva a contradecirlo y no sea un simple "firmón".

Esta es una de las razones por las cuales una empresa de familia debe tener una junta directiva con miembros externos. ¡Pero miembros externos de verdad! Un miembro externo debe ser una persona no familiar de los dueños, que no sea parte del "combo" de los asesores de la empresa. Alguien que no haya sido empleado por la compañía en los últimos años, y que no esté allí únicamente para aceptar las ideas del dueño. Alguien que discuta y se atreva a no estar de acuerdo con él. Además, se necesita que entienda las particularidades de una empresa de familia.

Don José, por su parte, necesita alguien que le ayude a complementar sus fortalezas y suplir sus debilidades. Aunque es un gran empresario, no entiende mucho de los modernos conceptos de mercadeo y finanzas. Ojalá que las personas que encuentre hayan tenido experiencia en el manejo de empresas y que sean "guapos" para tomar riesgos. Si han cometido equivocaciones, mucho mejor, porque si son inteligentes, no las repetirán. Su abogado personal o su contador no van a ser su mejor escogencia. Tampoco lo sería su mejor cliente o proveedor porque ambos tienen conflictos manifiestos de interés.

Además, es bueno que uno o dos de sus hijos estén en esa junta porque la experiencia para ellos va a ser muy enriquecedora. Ellos aprenderán de los otros miembros de junta experimentados, y verán que las conversaciones de negocios van más allá de los "chismes" de la familia. Aunque vale la pena señalar que mientras los hijos participen en la junta no deben ser parte del "staff" de la empresa, porque ser juez y parte no es lo más conveniente. Además, la propia junta deberá ayudarle a don José a tomar la decisión de retirarse y de que uno de los hijos, si es lo más conveniente, tome las riendas del negocio. Don José tampoco quiere que sus propios empleados pertenecieran a esa junta. Solamente los llamará a participar en el momento en que requiera alguna información o necesite sus conocimientos para tomar alguna decisión importante.

Bueno, finalmente, don José tomó la decisión de organizar su junta asesora. En una evaluación que se hizo posteriormente, encontramos que los miembros externos fueron muy útiles en cuanto a que sus puntos de vista han sido objetivos, le piden cuentas a don José, tienen una muy buena red de contactos, hacen preguntas retadoras en las reuniones, y han obligado a don José a pensar en el largo plazo. Igualmente, han ayudado a aislar los conflictos familiares de las decisiones empresariales. Por otro lado, han ayudado a que se paguen unos salarios más competitivos a sus ejecutivos.

Don José ya no se siente tan solo al tomar decisiones y los miembros de junta le han ayudado a separar sus sentimientos familiares de las decisiones del negocio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?