Opinión

  • | 2009/07/24 00:00

    Microseguros

    Los microseguros pueden jugar un papel importante en reducir la pobreza, como lo ha hecho el microcrédito.

COMPARTIR

En esta década hemos visto un notable desarrollo del sector de microcrédito en Colombia. Este avance ha tenido un impacto significativo en la mejoría del nivel de vida de muchas familias de empresarios de la economía informal. El acceso al crédito les ha permitido invertir en sus negocios y, consecuentemente, elevar su capacidad de generación de ingresos.

Entidades sin ánimo de lucro como las afiliadas a la Red Emprender y la Fundación Social fueron los actores clave en el desarrollo del sector. También lo ha sido el Gobierno a través de la regulación específica que ha establecido para el microcrédito, la financiación de Bancoldex a las entidades de microcrédito y la colocación directa de microcréditos por parte del Banco Agrario.

Recientemente, hemos recibido la buena noticia de que algunos de los principales grupos financieros han decidido desarrollar entidades especializadas en microcrédito con el propósito de contribuir al mejoramiento del nivel de vida de los más pobres. Por ejemplo, el BBVA creó Banca Mía en alianza con los Bancos de la Mujer de Cali y Medellín, mientras que el Grupo Aval anunció su intención de hacer lo propio con el Grameen Trust. Sin duda, esto va a contribuir a mantener la dinámica de desarrollo del sector de microcrédito en el país.

La importancia del microseguro

¿Qué pasa cuando el jefe de hogar de una familia de bajos ingresos muere o queda discapacitado, o cuando un desastre natural destruye los cultivos de una familia rural? Probablemente, la familia quedará en una situación mucho peor de la que ya vivía, con menores posibilidades de romper el círculo de la pobreza.

La clase media y las familias de mayores ingresos ya se protegen de estas calamidades a través de productos como seguros de vida o seguros contra incendio y terremoto. Sin embargo, hoy en día este tipo de productos no llegan a los más pobres. Dado el alto costo de comercialización y suscripción de pólizas, recaudo de primas y verificación de siniestros, las compañías de seguros en Colombia no han encontrado la forma de llegar rentablemente a los estratos más bajos. Algo parecido a lo que pasó con los bancos en términos de ofrecer crédito a los micro-empresarios de la economía informal.

India - un caso de éxito

La India, un país con graves problemas de pobreza e informalidad, le ha dado prioridad al desarrollo de este sector. Por lo tanto, podemos encontrar allí excelentes ejemplos de compañías de seguros que han logrado ofrecer soluciones a los más pobres. En general, estas compañías han logrado hacerlo utilizando alianzas para reducir sus costos. Los aliados típicamente son entidades sin ánimo de lucro con presencia y credibilidad en zonas rurales o entidades micro-financieras.

Un ejemplo muy interesante es el de la empresa Tata-AIG, una compañía creada por Tata, el mayor conglomerado de negocios de la India, y AIG, una de las principales empresas de seguros del mundo. La gran innovación de Tata-AIG fue la creación del sistema de micro-agentes. Estas son pequeñas empresas de tres a cinco mujeres en zonas rurales, que juegan el papel de agentes, y que son coordinadas localmente por una entidad sin ánimo de lucro. Claramente, es clave que la entidad sin ánimo de lucro sea objeto del respeto y la confianza de la comunidad, para que sus miembros estén dispuestos a comprarle productos de seguros. Esta entidad identifica las candidatas para micro-agentes, les permite usar sus instalaciones, lleva a cabo su entrenamiento, y consolida las pólizas emitidas y primas recaudadas para enviarlas a la empresa aseguradora. Este esquema tiene la ventaja adicional de generar nuevas fuentes de ingresos para las micro-agentes y las entidades sin ánimo de lucro que las coordinan.

Un esquema como este podría funcionar en Colombia. En cierta forma, es una aplicación al sector seguros de los esquemas de fuerzas de ventas multi-nivel que ya se utilizan con mucho éxito para la comercialización de cosméticos y productos de aseo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?