Luis Alberto Moreno

| 6/13/2003 12:00:00 AM

Me declaro izquierdista progresista

Si algo no soporta este país es más concentración del ingreso.

por Luis Alberto Moreno

En el tema del libre comercio y de la integración comercial con Estados Unidos, me doy cuenta de que en términos económicos represento la posición más radical de izquierda que hay en Colombia. No sé si es que llevo tanto tiempo por fuera que ya no entiendo cuál es la derecha y cuál es la izquierda. Pero entre más leo las críticas enardecidas a la perversión que representa la apertura comercial, y las defensas al proteccionismo, más me confundo sobre mi posición ideológica.

A mí me gusta la economía que dice que si la diferencia entre los precios y la disponibilidad a pagar es alta, entonces hay mucho excedente de consumidor. No olvidemos que la suma de esos excedentes es lo que la economía define como bienestar. Bienestar para la sociedad en su conjunto.

Pero cuando la diferencia grande está entre los precios y los costos, se presenta un gran excedente de productor, asociado a rentas monopólicas; a concentración del ingreso.

Lo que a uno siempre le han dicho que la izquierda -pero ahora que ya soy grande, sé que es la derecha-, extrañamente afirma que a menor competencia, mayor bienestar. Mayor bienestar sí: para quienes controlan los medios de producción y para quienes tienen la capacidad de inducir restricciones a la competencia. Si eso es izquierda, vamos a tener que carnetizar a todos los que salen en Fortune 500.

Si hay algo que este país no soporta es más concentración del ingreso. Necesitamos bienestar y no retórica. Necesitamos traspasar mucho excedente de productor hacia excedente de consumidor. A punta de defender estructuras monopólicas, esto nunca se logrará.

Sigamos con la micro y pongamos un ejemplo claro, que es el de los bienes agrícolas. Según la izquierda tradicional, los aranceles altos son la defensa más efectiva del ingreso de los campesinos y del consumidor final.

La izquierda radical progresiva y social propone incrementos arancelarios que no tienen efecto alguno sobre empleo y salarios; que incrementan sustancialmente los costos de los consumidores de menores ingresos y cuyo efecto más positivo es aumentar los precios de los factores de producción, cuya tenencia está más concentrada.

Sigamos con la teoría y pasemos al comercio exterior. La vieja teoría de las ventajas comparativas termina diciendo que todo país debe producir aquello que más margen operacional le produzca, ya que en un mundo competitivo esto le generará el nivel de ingreso más alto para efectos de adquirir los bienes de consumo, intermedios y de capital que considere pertinente.

En la medida en que un país decida volverse autárquico, por efecto de costos, gracias a retórica nacionalista y populista, su nivel de producción y de consumo se va a reducir sustancialmente. También lo hará su nivel de bienestar.

A precios más altos, menor capacidad de consumo y menor bienestar. A menores márgenes, por producir aquello en que no se es competitivo, menor capacidad de ahorro y de inversión, y menor crecimiento y empleo.

La inversión, que es el principal generador de empleo, tan solo se puede dar cuando hay ahorro y el ahorro tan solo se genera cuando los márgenes son adecuados, es decir, cuando se produce aquello en que se es competitivo.

Si se opta por la autarquía, solo pueden ocurrir dos cosas. La primera es que mis márgenes, por carencia de competitividad, sean muy bajos y por ende mi capacidad de ahorro, inversión y generación de empleo se vuelva casi nula.

O, que mis márgenes sean altos vía aranceles, pero esto conlleva un enriquecimiento tan solo de los dueños de los factores de producción, que ante la ausencia de una sociedad con capacidad de consumo, optan por trasladar sus rentas, vía fugas de capitales, a mercados con mayor potencial de crecimiento.

Como a mí me parece que lo realmente social es generar empleo y bienestar y que el mayor ingreso tenga una mejor distribución, pues terminé seguro de que quien representa la izquierda progresista soy yo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.