Luis Fernando Andrade

| 4/5/2002 12:00:00 AM

Más inversión privada

Vender parcialmente empresas públicas y ampliar la entrega de servicios en concesión son alternativas para obtener recursos frescos y mejorar las finanzas públicas.

por Luis Fernando Andrade

En estos tiempos en que el crecimiento de la deuda pública parece imparable y la inversión privada en Colombia ha llegado a niveles mínimos, deberíamos estar generando más oportunidades para el sector privado en términos de su vinculación a actividades que hoy desempeña el Estado.



La opción más obvia son las privatizaciones. Operaciones como la reciente venta de Carbocol han mejorado las finanzas públicas y han creado oportunidades de inversión para el sector privado.



En seguida menciono otras ideas menos convencionales y más controversiales, con pleno conocimiento de las enormes dificultades que tienen que superarse para poder llevarlas a la práctica, incluyendo cambios en la legislación.



Venta parcial de empresas rentables



La reciente emisión de acciones por parte de ISA es un ejemplo que debe ser emulado. Una empresa del Estado logró captar recursos del sector privado, sin perder su participación mayoritaria y previa adopción de un reglamento de "buen gobierno" para darles garantías a los nuevos inversionistas.



Este tipo de operación podría llevarse a cabo con muchas empresas del Estado. Hay muchas empresas nacionales, departamentales (licoreras) y municipales (de servicios públicos) que aún son propiedad del Estado. Operaciones como la de ISA podrían generar importantes recursos, promover la adopción de mejores prácticas gerenciales e introducir prácticas de "buen gobierno".



Los capitales para invertir en estos proyectos existen. Solo los recursos de los fondos de pensiones y las fiduciarias ya exceden los US$10.000 millones. Además, es posible atraer otras fuentes de capitales si hay buenos retornos.



Hay casos en América Latina que prueban que este esquema puede dar muy buenos resultados. Por ejemplo, Petrobras, la empresa petrolera de Brasil, emitió acciones en el mercado local y ADR en el internacional. El Estado brasileño mantiene la mayoría accionaria, pero permite que Petrobras se desarrolle bajo un modelo de gestión moderno y de baja politización. De hecho, Petrobras se está convirtiendo en un jugador importante en la industria petrolera internacional.



Este tipo de operaciones generarían otros beneficios colaterales:



Ayudarían a desarrollar el mercado accionario local.

Generarían nuevas opciones de inversión para los fondos de pensiones y los fiduciarios, reduciendo su dependencia de bonos del gobierno.

Prestación de servicios por concesión



La entrega en concesión de los nuevos colegios públicos en Bogotá ilustra cómo es posible atraer al sector privado a actividades tradicionalmente prestadas por el Estado. Variantes de este modelo deberían ser aplicadas en muchos otros sectores.



Un ejemplo interesante es el de las prisiones. En Estados Unidos, por ejemplo, el sector privado construye y opera muchas prisiones con bastante éxito. En Colombia hay una gran necesidad de invertir en prisiones para ampliar el número de cupos y mejorar la calidad de los existentes.



El próximo gobierno va a tener que analizar seriamente opciones como las citadas.



Infortunadamente, ya no nos quedan muchos grados de libertad para solucionar los problemas de endeudamiento público y promover la inversión privada.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.