Opinión

  • | 2004/11/26 00:00

    "Más allá del deber"

    Esta frase, utilizada por la Universidad de los Andes como lema, resume en buena parte las aspiraciones de los amigos de la Responsabilidad Social Empresarial, RSE.

COMPARTIR

Una encuesta hecha en Europa dentro del Millenium Poll of Social Responsibility indicó que el 50% de las personas es altamente sensible al comportamiento social de las compañías. Esa encuesta mostró que allí la imagen de las compañías se conforma en 56% por su comportamiento social y el 44% se debe a sus productos, marcas y factores relacionados con el mercado.

Otro estudio encontró que el 30% de los consumidores de Europa prefiere comprar productos ligados a una causa social sobre otros productos en el mercado.

La más importante característica de los programas de Responsabilidad Social Empresarial, RSE, es el hecho de que no se trata simplemente de filantropía o caridad. Es una estrategia que debe impactar toda la empresa, tanto en su funcionamiento interno, como en sus relaciones con la comunidad.



¿Cómo implantar una estrategia de RSE?

Los procesos de RSE solo tienen utilidad y sentido, si son adoptados dentro de los programas estratégicos globales de las compañías. Es decir, si hacen parte de su forma de ser, de pensar y de actuar. Por esta razón, deben ser diseñados mientras se desarrolla la estrategia de la entidad.

Veamos cómo sería un proceso típico de planeación estratégica que incluya un programa de RSE. En primera instancia debemos asegurarnos de contar con:

1. El compromiso total de la administración y sus accionistas acerca de su responsabilidad social.

2. Una identificación clara de los efectos positivos y negativos de la compañía sobre el entorno, relacionando cada uno de ellos con la estrategia e intereses de la empresa.

3. Una identificación clara de las distintas políticas, procesos y acciones por tomar para lograr nuestro objetivo de contar con una estrategia de RSE. La meta debe ser minimizar los efectos negativos y maximizar los efectos positivos buscando además contribuir al desarrollo sostenible del país.

Estos tres pasos generan la decisión de implementar una estrategia de RSE, por parte de los órganos directivos de la organización. También construye un marco conceptual y de acción, sobre el cual implementar la estrategia definida.

En este momento, la organización debe estar en condiciones de implantar el plan estratégico general, incluyendo su decisión de ser Socialmente Responsable. Esto, mediante un proceso que se retroalimente en forma permanente y que incluya las etapas que muestra el gráfico.

La adopción de una estrategia de RSE debe involucrar todas las instancias de la organización. Será de la mayor importancia que sea construida, compartida y ejecutada por la totalidad de los accionistas, directivos y empleados. Se debe buscar que la RSE y la clara responsabilidad de producir retornos sean las estrategias y actitudes rectoras de todos los actos de la compañía, desde la compra más pequeña a proveedores, hasta las relaciones con las autoridades, pasando por los efectos sobre los vecinos y el cuidado del ambiente, entre otros.



Cartagena, una oportunidad

para implementar estrategias de RSE

Mucho se ha escrito en los últimos días sobre la grave situación social que vive Cartagena. Es importante que la atención lograda no se concentre en los efectos de la emergencia invernal, sino que adicionalmente se ataquen los problemas estructurales de una población que ha desbordado las capacidades de la ciudad para ofrecer condiciones dignas de trabajo y subsistencia.

Esta es una oportunidad única para que empresas y organizaciones con presencia o afectos en esa ciudad demuestren su capacidad de construir una relación balanceada y retribuir todas las oportunidades de hacer negocios, acceder a mercados o incluso simplemente de disfrutar, que nos ha brindado esa bella pero hoy necesitada ciudad.

* Presidente Consejo Directivo Compartamos con Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?