Luis Fernando Andrade

| 3/8/2002 12:00:00 AM

Los márgenes de intermediación en la banca

PLa principal causa de los altos márgenes de intermediación probablemente es el subsidio a los servicios transaccionales de los bancos.

por Luis Fernando Andrade

Sorprende observar que aún se mantienen altos márgenes de intermediación en la banca colombiana, con la posible excepción del segmento de grandes clientes. Y sorprende porque la economía ya está operando con bajos niveles de inflación, y porque estamos conscientes del gran esfuerzo de reestructuración que ha hecho el sector.



Causas frecuentemente citadas



Típicamente se culpa de los altos márgenes al poder oligopólico de los bancos, a las ineficiencias operativas del sector y a la necesidad de cubrir altas provisiones contra créditos de dudosa recuperación. No creo que estas sean las causas principales.



En primer lugar, no es cierto que el sector financiero sea un oligopolio. Hay muchos competidores y está altamente fragmentado. La lucha por participación de mercado en el sector financiero es muy intensa, como lo puede corroborar cualquier ejecutivo que haya trabajado en el área comercial de cualquier banco. Si el sector fuera un oligopolio, se observarían rentabilidades excesivas. Sin embargo, ocurre todo lo contrario. A pesar de la mejora de resultados del año pasado, casi todas las instituciones están destruyendo valor, pues no consiguen llegar a niveles cercanos al 15% de retorno patrimonial que exige el mercado.



Tampoco creo que el sector sea extremadamente ineficiente. Tal vez lo fue, pero las reestructuraciones de los últimos 4 años han eliminado excesos obvios de gastos. Es verdad que los gastos sobre activos aún son altos comparados con patrones internacionales. Sin embargo, esto ocurre principalmente porque nuestros ahorradores son pobres o porque mantienen sus ahorros en el exterior. Por ejemplo, una buena oficina bancaria en Colombia, con 5.000 clientes, puede captar entre US$5 y US$10 millones en depósitos. Esta misma oficina en Estados Unidos captaría entre US$25 y US$50 millones. O sea, los depósitos por oficina son cinco veces mayores. Infortunadamente, no es factible operar en Colombia una oficina por un quinto del costo en Estados Unidos.



Las provisiones tampoco justifican los spreads actuales. La mayoría de los bancos ya castigó los problemas de la cartera antigua, y las provisiones relacionadas con la cartera nueva están dentro de patrones históricos.



La verdadera razón



La principal razón para los altos márgenes de intermediación probablemente es el subsidio a los servicios transaccionales de los bancos. Por razones históricas, los bancos han preferido cobrar menos por los servicios que prestan de lo que les cuesta prestarlos. La compensación se ha dado con márgenes de intermediación mayores de lo que deberían ser.



Por ejemplo, veamos el caso de las cuentas de ahorros. Cada vez que un cuentahabiente deposita o retira fondos en una oficina, le genera costos al banco. Cada vez que consulta saldos, en persona o por teléfono, le genera costos al banco. Sin embargo, raramente un banco cobra por estos servicios. Inclusive, con frecuencia, los bancos exoneran de cargos la tarjeta débito y los retiros y consultas en cajeros electrónicos.



¿Cómo compensa el banco estos costos? Con frecuencia, pagando una tasa en los saldos de ahorros inferior a la inflación. Este ejemplo, aunque sencillo, ilustra lo que ocurre con la mayoría de los productos de la banca.



Para el país, y para los bancos, no es conveniente que se siga dando este subsidio. Si realmente se cobrara lo que cuestan los servicios, sería posible remunerar mejor los depósitos y cobrar una tasa menor por los créditos. Esto haría que el ahorro y el crédito crecieran, facilitando el crecimiento económico del país y, por ende, del sector financiero colombiano.



El problema está en que ningún banco puede cambiar el esquema por sí solo. Si alguno comienza a cobrar por servicios que la competencia no cobra, corre el riesgo de perder sus clientes. Por tanto, para cambiar el esquema se requieren acciones concertadas por todo el sector, con apoyo del gobierno.



Por cierto, esta podría ser una de las medidas más sencillas de implantar y con mayor impacto en el impulso al crecimiento económico del país.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.