Opinión

  • | 2008/05/22 00:00

    Los empresarios tienen la palabra

    No le queda bien al sector empresarial pasar de agache en medio de la mayor crisis que ha vivido el país.

COMPARTIR

Con motivo del día de la tierra, el 5 de junio, esta columna debería estar dedicada a analizar los graves y crecientes problemas ambientales que amenazan a la humanidad, tal como es el caso del cambio climático a nivel global o la crisis por la que pasa el sector ambiental a nivel nacional. Sin embargo, es tan obvia la crisis política e institucional que atraviesa nuestro país, que tratar de ignorarla abordando otros temas, por importantes que estos sean, o lanzar cortinas de humo para distraer la atención, como pretenden muchos, en nada contribuye a encontrar soluciones para depurar las costumbres políticas y fortalecer la democracia.

Ante esta situación, llama especialmente la atención el silencio de los gremios de la producción y el empresariado colombiano, como también la posición débil y condescendiente de muchos de los más influyentes medios de comunicación, con escasas excepciones. Por fortuna, contamos con valerosos columnistas y organizaciones de la sociedad civil que con su juicioso análisis y gran determinación han evitado tapar el sol con las manos y por el contrario han puesto a reflexionar al país, aun en medio de todo tipo de amenazas.

Es difícil entender si se trata de un silencio cómplice o de proteger sus intereses particulares, probablemente en algunos casos hay un poco de ambos. En el caso de los medios de comunicación no podemos olvidar que el gobierno está por definir la adjudicación de un nuevo canal de televisión y numerosas emisoras. Para nadie es un secreto que la seguridad democrática, exitosa política que da una favorabilidad al Presidente nunca antes vista, ha generado un crecimiento económico y de la inversión extranjera que ha favorecido de manera extraordinaria las utilidades y oportunidades de negocio del empresariado colombiano, lo que se refleja en la mayoría de los balances. En esta misma línea, el lobby que vienen haciendo empresarios y Gobierno para la aprobación del TLC los obliga a mantener una prudente posición. Sin embargo, aquí es mucho más lo que está en juego para el país y esto es algo que el sector empresarial no debería subestimar.

El impacto internacional y de gobernabilidad que empieza a tener la crisis política e institucional -cerca de una quinta parte del Congreso investigado, 56 parlamentarios de la coalición de gobierno y aún faltan más políticos no solo a nivel nacional sino regional y local- y la confesión de la venta del voto de Yidis para la reelección presidencial siembran un manto de duda sobre la legitimidad de las instituciones y nos obliga a los nacionales a preguntarnos si, al mejor estilo mockusiano, "todo vale" cuando de poder y el crecimiento económico se trata. Yo creo que no. A lo anterior se suman las crecientes tensiones entre el Gobierno y la Corte Suprema de Justicia, situación que es vista como una interferencia directa del Presidente y sus principales escuderos ante los hallazgos que han destapado las relaciones entre políticos y el paramilitarismo que afectan al Ejecutivo y seguramente más adelante a otros sectores. Tal vez sea esta una de las razones para la sorpresiva extradición de los jefes paramilitares con la cual se garantiza su silencio y se trunca el avance hacia el conocimiento de la verdad y la reparación de las víctimas, por lo menos por el momento. Ahora, la verdad queda en manos del Gobierno americano que ve en el gobierno colombiano a su principal aliado en una región que cada día le es más adversa políticamente. Sin lugar a dudas, una medida de conveniencia para unos y otros.

Y como si todo lo anterior fuera poco, al cierre de esta edición se debieron revelar los resultados de la información contenida en los computadores de Reyes los cuales, como ya se ha podido apreciar, conducen inevitablemente a profundizar las tensiones con nuestros vecinos comerciales sin que se puedan anticipar las consecuencias.

Por todo lo anterior, no le queda bien al sector empresarial pasar de agache en medio de la mayor crisis que ha vivido el país, según lo analizan muchos calificados comentaristas. Es necesario conocer la opinión y orientación de los líderes empresariales en un momento determinante para el futuro y la democracia de nuestro país. Los empresarios tienen la palabra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?