Opinión

  • | 2009/11/27 12:00

    Los 9 aspectos fundamentales de la educación

    Cada institución y cada región de Colombia debe reflexionar y definir cuáles han de ser estos aspectos.

COMPARTIR

Yannik Bonnet, francés, ingeniero y doctor en química que trabajó 23 años en la industria química y farmacéutica y dirigió durante 11 la Escuela Superior de Química Industrial en Lyon, en su libro Les neuf fondamentaux de l´éducation, plantea promover en el educando:

1. La confianza en sí mismo y el desarrollo de su personalidad. El educador debe identificar sus fortalezas y potencialidades y motivarlo para que las desarrolle. Debe ayudarle a conocerse a sí mismo, a quererse y valorarse para que se sienta satisfecho de ser él mismo. Debe orientarlo para que encuentre el sentido de su vida. ?

2. El manejo de la ansiedad. El porvenir conlleva riesgos y oportunidades. La educación debe preparar para asumir riesgos y manejar la angustia, para analizar los peligros reales que la desencadenan. Con la inteligencia debe poder discernir lo que está bien y mal y con la voluntad poder dirigirse en la dirección que su inteligencia le señala.

3. La autonomía para que asuma el control de su vida y aproveche sus potencialidades. Delegarle poder y responsabilidad, conservando respeto y autoridad, ayudándolo a crecer para que el alumno llegue a superar al maestro.

La autonomía no es hacer lo que uno quiere, sino lo que es conveniente para uno y para los demás, como uno quiere y dentro de los límites fijados. ?

4. La aceptación de reglas, límites y prohibiciones. Desde los primeros años el niño tiene que aprender a respetar los límites, luego las normas y leyes para aceptar las restricciones y prohibiciones de las comunidades en que vive, comenzando por la familia.

Un error es una fuente de aprendizaje, los errores no se castigan, se corrigen.

Transgredir lo prohibido es una falta y exige una sanción.

5. El reconocimiento del otro. El educador y el educando deben comprender y compartir que son seres humanos en proceso permanente de crecimiento, desarrollo y aprendizaje.

Es importante reconocer que cada ser humano es único e irrepetible, con características innatas y vivencias y experiencias propias.

Un objetivo de la educación debe ser que el niño logre aceptar las diferencias y maneje serenamente la confrontación con los demás.

6. La participación en el bien común. La calidad de la vida social depende del espíritu de servicio y de cooperación de cada uno. La solidaridad la aprende el alumno a través del ejemplo.

En cuanto a la organización social, hay que hacer comprender a los niños que cada cuerpo social tiene un papel al servicio del hombre y que ellos tienen un rol en cada grupo, empezando por la familia, más adelante el colegio, la comunidad, la ciudad, el país y el mundo.

7. El trabajo como oportunidad para darle sentido a la vida. Conviene que el niño comprenda muy pronto el valor de tener un oficio que le permita aportar a los demás y sentirse satisfecho y productivo.

El proceso de aprendizaje es su primer trabajo, el estudiante aprende a responsabilizarse y a ser autónomo a lo largo de su formación escolar, es una actividad demandante y exigente que requiere esfuerzo y compromiso.

8. La amistad y el amor verdadero que son la base de una sana convivencia. Amar es dar todo y darse uno mismo. El niño en la vida social descubre al otro, aprende a aceptarlo, a reconocerlo y a quererlo.

El niño aprende a dar y darse y descubre que esto produce una dicha superior a la de recibir.

En el proceso educativo se debe abordar el tema del amor hombre-mujer desde mucho antes de la adolescencia, para que el joven asuma responsablemente las implicaciones de esas relaciones.

Es inherente al ser humano amar a los demás y esto lo aprende el niño a través del ejemplo.

9. La reflexión para que él defina su posición ante la existencia.

Las grandes preguntas sobre la muerte, la eternidad, la creación, el origen del hombre y la espiritualidad son esenciales en la formación de un joven.

Los niños requieren respuestas a estos interrogantes y los padres y educadores tienen que tener una posición coherente sobre todos estos temas acordes con su cultura y su entorno.

Es importante conocer distintas religiones, distintas culturas, comprender su forma de ver la vida, sus motivaciones y creencias y cómo afecta esto sus actitudes y comportamientos.

Se requiere cuidado para el cuerpo, para la mente y para el espíritu, hay que alimentarlos a todos. El joven va comprendiendo los beneficios de avanzar hacia una vida equilibrada.

Creo que estas ideas planteadas por el doctor Bonnet son un valioso aporte para que cada institución y cada región de Colombia reflexione y defina cuáles deben ser los aspectos fundamentales de la educación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?