Opinión

  • | 2003/09/19 00:00

    Lista de chequeo para una década

    Recursos naturales como petróleo y café bien pueden ser dotaciones de un país pobre. La riqueza está en la cabeza de los hombres y mujeres, y no más que allí.

COMPARTIR

De cara a los próximos 10 años, uno se pregunta qué cosas debemos hacer mejor, de tal forma que la economía colombiana sea más próspera, más justa y más segura. Una lista tentativa puede ser la siguiente:

1. El convencimiento de que la riqueza de un país no son los dos mares, las esmeraldas, el oro, el petróleo y el café. Esas bien pueden ser dotaciones de un país pobre. La riqueza está en la cabeza de los hombres y mujeres, y no más que allí. Los recursos naturales fluyen hacia aquellas cabezas que mejor los usan y pueden pagar más por ellos. Por eso, el petróleo venezolano fluye hacia los autos estadounidenses, el café colombiano hacia las cafeteras alemanas, y el acero brasileño hacia los astilleros coreanos. Volvernos más ricos es volvernos más inteligentes, más tecnológicos y más laboriosos, más que encontrar otro Cusiana.

2. La familia común y corriente tiene que redescubrir en dónde poner cualquier plata, pequeña o grande que ahorre. Por dos generaciones fue en la vivienda, pero eso acabó en 1996. Desde entonces, han sido los dólares, los papeles del gobierno y, hace poco, las acciones. Sin más ahorro mejor invertido es ilusorio acceder a la prosperidad.

3. Hogares y empresas conscientes de que solo tributando tendremos un Estado capaz de ofrecer más seguridad, estabilidad, asistencia social y cobertura contra riesgos.

4. Persuadir a los ilegales de que solo podrán robarse, secuestrarse y matarse entre ellos, porque a los demás nos defiende el Estado.

5. Un sistema pensional rediseñado de tal forma que la cobertura aumente, promueva la justicia generacional, su componente público no se quiebre en los próximos 100 años y que el privado progrese.

6. Un sistema de aseguramiento en salud libre de gente que no conoce ese negocio.

7. Una regulación estable y técnica para los sectores de infraestructura y servicios públicos que garantice un equilibrio entre la rentabilidad de largo plazo de las empresas, la calidad del servicio, la capacidad de pago de los usuarios y la ampliación de cobertura a los colombianos que carecen de ellos.

8. Una sólida oferta agrícola, no con el arcaico argumento de la autosuficiencia alimentaria, sino con un sano equilibrio entre empleo y paz en el campo, de un lado, y la especialización y la productividad del otro.

9. El mundo va a pagar cada vez más por que otros le hagan la vida más sencilla y placentera, y le procesen su información. Para los servicios tenemos talento y mano de obra internacionalmente barata.

10. Dejar al mercado lo que hace mejor y especializar al Estado en aquello para lo cual nació. Y en la amplia zona gris de lo que podrían hacer los dos premiar al que lo haga bien (el Estado si se trata de ISA, y el mercado si es CODENSA), y castiguen a quienes lo hacen mal (EMCALI y el Metro de Medellín). Asimismo, los intermediarios del poder político deben dejar de arbitrar puestos y presupuesto por estabilidad social.

11. En la lucha contra la pobreza, la asistencia debe basarse en la dignidad, la educación y más posibilidades de penetrar la economía formal con trabajo, bienes o servicios.

12. Regiones en capacidad de colocar impuestos y asumir con responsabilidad sus programas sociales, con un sistema de transferencias que ayude a las más débiles y premie resultados.

13. Un manejo monetario alejado de intenciones políticas de corto plazo, con una orientación independiente de la política monetaria, pero consciente de su responsabilidad frente al ciclo de la actividad real.

14. Por último, más comercio, más inversión y flujo de capitales hacia y desde Colombia, más flujo de personas hacia y desde el país, más información más barata y rápida, menos costos de transporte, comunicaciones más fluidas que permitan comprar en Helsinki y vender en Japón. Pero un poco de arena en las ruedas de la especulación siempre ayuda a que vengan los que quieran arriesgar en serio por esta economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?