Dinero.com Revista Dinero

| 3/26/2010 12:00:00 AM

Líderes formadores y transformadores

Corresponde a toda la sociedad educar y formar a los niños para identificar y seguir a los líderes que comparten los valores deseables y rechazar a los líderes dañinos por sus valores o comportamientos inadecuados.

por Alberto Espinosa López

Los líderes forman y transforman a sus seguidores y lo hacen principalmente a través del ejemplo, de su forma de ser, de sus valores, de su filosofía de vida y sobre todo de sus comportamientos.

Esto lo vemos diariamente en líderes empresariales, cívicos, políticos, espirituales, educativos, sindicales, culturales, deportivos, comunicadores, rectores, maestros, padres de familia, en fin, en personas que guían todos los campos y actividades humanas.

Las sociedades llegan a ser lo que sus líderes sueñan y convierten en realidades. De ahí la gran responsabilidad de cualquier líder o persona destacada en cualquier actividad que se convierte en referente y ejemplo para sus seguidores, no solo en su campo de acción, sino en su conjunto como ser humano ejemplar.

Algunos ejemplos pueden ilustrar estas ideas:

En el campo empresarial personas como José Alejandro Cortés o Pedro Gómez Barrero son líderes que no solo han generado riqueza, sino que han contribuido significativamente al desarrollo económico y social de nuestro país, siendo ejemplo de cumplimiento, rectitud y comportamiento.

Artistas como Fernando Botero, Shakira o Juanes son personas que se han destacado a nivel internacional en su campo y han hecho grandes aportes a la cultura, la educación y el bienestar social del país.

Líderes espirituales como Juan Pablo II, el Dalai Lama, Gandhi han sido seres humanos que no solo han incidido en sus seguidores cercanos sino que han tenido repercusiones en la política, en las relaciones internacionales y en el avance hacia la búsqueda de la paz en el mundo.

En la política, líderes como Alberto Lleras Camargo, Carlos Lleras Restrepo y Álvaro Uribe Vélez han demostrado con su ejemplo y comportamiento, su compromiso para transformar un país y transmitir valores y filosofía de vida.

Planteamientos como: "trabajar, trabajar y trabajar" o confrontación abierta, transparente y decidida ante retos o desacuerdos, estilo de liderazgo cercano y directo, consejos comunales con soluciones inmediatas en las regiones son comportamientos que generan cultura, confianza e inspiración que influyen directamente en los valores y actitudes de sus colaboradores y de todos los ciudadanos.

Hay también líderes comunicadores de distintos medios. Ellos, con su forma de ser, el respeto que muestran por las personas y los temas, los valores que viven y transmiten, los análisis y planteamientos que proponen, lo que alaban o critican generan actitudes, comportamientos y confianza, lideran, forman y transforman al público.

Deportistas destacados en fútbol, ciclismo, boxeo, automovilismo, golf y en muchas otras disciplinas sirven de ejemplo para muchos niños y jóvenes que aspiran a llegar a ser lo que aquellos han logrado.

Si vamos al campo educativo los primeros líderes son los padres, que con sus comportamientos y su forma de dar afecto, dirigir la familia, establecer límites, definir normas y reglas, y ejercer la autoridad forman niños y jóvenes que comprenden la vida, se relacionan con los demás y definen su filosofía y su proyecto de vida.

Luego está el rector. Desde la primera infancia hasta la educación superior, él define la filosofía de la institución educativa, sus creencias y valores, lidera la cultura organizacional y premia, reconoce y promueve los comportamientos adecuados o corrige, castiga y rechaza las faltas e incumplimientos, reforzando y complementando la formación inicial que trae el niño de su hogar.

El maestro sigue las directrices del rector y es el que hace la tarea en el día a día, transmite lo que es y lo que sabe; con sus comportamientos y su ejemplo es el líder para el estudiante y su grupo, se gana su afecto, admiración y reconocimiento.

Estos son ejemplos de líderes positivos, admirables, dignos de imitar. Sin embargo, también hay muchos líderes que son negativos, dañinos para la sociedad, que han hecho mucho mal, tanto a niños y jóvenes colombianos como a la imagen internacional del país; es el caso de los narcotraficantes, funcionarios corruptos, líderes egoístas y atropelladores, estafadores y ladrones, quienes frecuentemente son presentados como exitosos, motivando a otros a seguirlos.

Corresponde a toda la sociedad educar y formar a los niños para identificar a los diferentes líderes y orientarlos para seguir a los que comparten los valores deseables y rechazar a los dañinos por sus valores o por comportamientos inadecuados.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×