Opinión

  • | 2004/12/10 00:00

    Lección desde México

    Es necesario explotar las ventajas comparativas para competir con China (1).

COMPARTIR

México se convirtió en la fábrica de Estados Unidos en los años 90, después de la firma del tratado de libre comercio de América del Norte. Sin embargo, desde el año 2000, en la medida en que China ha asumido ese papel, se han cerrado cientos de fábricas de ensamblaje en México, que ha perdido más de 270.000 empleos en esas fábricas, y el déficit comercial de México con China ha llegado a US$5.000 millones por año.

Para los países en desarrollo de ingreso medio, entre los que están los de América Latina, el poderío económico de China parece una amenaza invencible. Sin embargo, es importante recordar dos hechos:

1. Ningún país puede permanecer como productor de bajo costo para siempre. En la medida en que la economía china continúe creciendo al ritmo en que va, sus costos de mano de obra continuarán subiendo.

2. El costo no es el único factor clave. Países con mayores costos de mano de obra pueden competir exitosamente explotando sus ventajas comparativas y expandiendo la producción a actividades de mayor valor agregado.

Los países de ingresos medios deben explotar sus ventajas comparativas para justificar sus mayores salarios en una economía globalizada. En el caso de México, la proximidad a Estados Unidos es una ventaja importantísima en productos con altos costos de transporte o en los cuales los tiempos de entrega deben ser cortos. También lo es la base de trabajadores entrenados, resultante de la gran ola de inversión extranjera en la década pasada.

En general, países que han enfrentado el desafío de la migración hacia actividades de mayor valor agregado no lo han hecho mediante la migración a industrias nuevas, como semiconductores o biotecnología, sino por medio de una evolución natural de sus empresas en industrias existentes, apalancándose en las destrezas de sus trabajadores. Por ejemplo, en Italia la producción de confecciones se transfirió a países de menor costo, pero el empleo se ha mantenido estable porque las empresas italianas han concentrado sus recursos en actividades de diseño y coordinación de las redes globales de producción.

Pero para competir con éxito en actividades de mayor valor agregado es muy importante mejorar la infraestructura y la calidad de las instituciones. En infraestructura es crítico mejorar las vías, los trenes, los puertos, los aeropuertos y las redes de energía y telecomunicaciones. En el caso de las instituciones, es importante generar agilidad y confianza en los procesos que protegen los negocios. En el caso de México, la migración hacia actividades de mayor valor agregado está ocurriendo, pero su velocidad ha sido afectada por deficiencias en la infraestructura y las instituciones. Por ejemplo, los costos de energía están 10% por encima de los de Estados Unidos y 40% sobre los de China. En términos de instituciones, para resolver una disputa contractual en México se necesitan 37 procedimientos y 421 días en promedio mientras hacen su camino por el sistema judicial.

Hay mucho que podemos aprender en Colombia de los procesos que están viviendo México y China. Como en México, tenemos una ventaja comparativa en la proximidad a Estados Unidos y en la futura firma de un tratado de libre comercio con ese país. Sin embargo, debemos hacer un enorme esfuerzo de inversión en infraestructura. El gobierno tendrá que encontrar la forma de invertir en conjunto con el sector privado varios miles de millones de dólares al año solo para resolver los cuellos de botella más evidentes. También debemos seguir mejorando las instituciones para hacer al país más atractivo a la inversión extranjera. En el largo plazo, nuestra tradición de democracia y Estado de Derecho, si viene acompañada de mayor seguridad, podría ser una ventaja comparativa importante en relación con países como China en productos de mayor valor agregado.



1. Basado en el artículo Beyond Cheap Labor de Diana Farell, Antonio Purón y Jaana K. Remes, publicado en el McKinsey Quarterly.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?