Las manos en la masa

| 3/2/2001 12:00:00 AM

Las manos en la masa

El Liceo Francés, la Universidad de Los Andes y Maloka están trabajando en "Pequeños Científicos", una versión criolla del programa del Nobel francés de Física, Georges Charpak.

por Sergio Fajardo

Empecemos con un corto examen. ¿Recuerda usted la Misión de Sabios de Gaviria? ¿Tiene alguna idea sobre el desarrollo de alguna de las propuestas que presentaron los Sabios? ¿Ha oído algo sobre el Plan Decenal de Educación que coordinó María Emma Mejía cuando era Ministra de Educación del Gobierno de Samper? No se desanime. Un tema un poco más reciente puede ser más fácil. García Márquez, cuando apoyó al candidato Pastrana, anunció que iba a "camellar" intensamente por la educación colombiana. ¿Podría enunciar dos iniciativas que hayan surgido de ese intenso propósito? Me temo que, solo en casos excepcionales, las respuestas a los anteriores interrogantes no ocupan mucho espacio. Basta con un No.



Este cuestionario elemental es una simple ilustración de uno de nuestros problemas más profundos: nuestra incapacidad institucional (¿social?) para identificar un proyecto, diseñarlo, señalar compromisos y responsabilidades, hacerle seguimiento, evaluarlo, modificarlo, socializarlo y, finalmente, obtener resultados. Por supuesto, una consecuencia directa de esta incapacidad es la incredulidad generalizada de los ciudadanos en las acciones gubernamentales y, como corolario, la duda sistemática en nuestras posibilidades de transformarnos como sociedad. Estoy absolutamente convencido de que la única estrategia para romper este círculo vicioso es aplicar la vieja fórmula "Ver para Creer". En otras palabras, hagamos un ejemplo que funcione, y después seguimos. Ese es el propósito de este artículo.



En 1980, el premio Nobel de Física Leon Lederman, preocupado por la calidad de la educación científica de los niños de primaria en Chicago, diseñó un programa que a partir de la experimentación, los introducía en el camino de la ciencia. Después, a comienzos de los 90, el francés Georges Charpak, ganador del Nobel de Física, lo visitó y, gratamente impresionado por la experiencia, regresó a Francia, donde creó el programa "Las manos en la masa". Con él, los niños empiezan su formación científica, a partir de una novedosa implantación del método científico en la escuela primaria: observación de un fenómeno, planteamiento de hipótesis, diseño de experimentos, análisis de las observaciones y conclusiones.



En 1999, en Francia ya había alrededor de 400.000 niños en este programa (página www.inrp.fr/lamap/main/). La evaluación que hizo el Ministerio de Educación señaló el importante impacto pedagógico del programa. Se destacan, entre otras, la transformación de las prácticas docentes, la influencia en otras áreas del conocimiento diferentes a las ciencias básicas, las repercusiones sociales en las relaciones de los niños al trabajar en equipo, las implicaciones en el raciocinio lógico y el mejoramiento de la capacidad de expresión oral y escrita. ¿Se podría hacer algo de esta naturaleza en Colombia? Ya se está haciendo. En el Liceo Francés en Bogotá, hay cerca de 500 alumnos involucrados en este programa. El Liceo, la Universidad de Los Andes y el Museo Maloka están trabajando en el programa "Pequeños Científicos", que propone una versión criolla de las Manos en la masa.



El profesor Charpak viene en marzo a Colombia. Me pregunto si así como hace pocos días una misión de empresarios franceses fue recibida con toda la pompa en Palacio por el Presidente, acompañado por nuestro embajador en Francia, no seremos algún día capaces de invitar a este científico, y rodearlo de empresarios, dirigentes universitarios, científicos nacionales, maestros y estudiantes, para empezar, alguna vez en la vida, un programa que comience, y culmine. Nunca será tarde para poner las manos en la masa y así, empezar a creer.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.