Opinión

  • | 2006/07/07 00:00

    La meta: individuos socialmente responsables

    La RSE no es más que una de las múltiples expresiones de la Responsabilidad Social. ¿Qué pueden adoptar los individuos?

COMPARTIR

Como hemos tenido la oportunidad de constatar, los últimos años nos han abrumado con una creciente ola de literatura y discusión sobre la responsabilidad social de las empresas o corporaciones, RSE.

Es curioso que todo este movimiento no haya estado precedido, o al menos acompañado, por una campaña paralela de concientización de la responsabilidad que tiene cada persona frente a la necesidad imperiosa de lograr un desarrollo sostenible.

Es como si las empresas, por ser aparentemente la principal fuente de riqueza, tuvieran a su cargo, en forma exclusiva, la nueva estrategia de desarrollo sostenible. Como si las empresas no fueran formadas por individuos.

El orden de las cosas debería ser totalmente contrario; primero, propiciemos el surgimiento de una generación de seres humanos conscientes del ambiente, los derechos humanos, la lucha contra la corrupción, las formas éticas de hacer negocios, el trato correcto a los trabajadores, la necesidad global de disminuir las brechas entre las diferentes poblaciones, el respeto por las comunidades, en resumen, conscientes de que el desarrollo sostenible es una necesidad y que solo se logrará si todos somos parte del mismo. Solo luego, estas personas serán las encargadas de implementar las políticas y principios de RSE en las empresas, universidades, entidades estatales, o pyme.

Aun así, con una generación de empresarios y trabajadores que no ha aceptado masivamente su responsabilidad con la sociedad, es posible encontrarnos con casos muy exitosos de RSE. Mi experiencia es que los casos exitosos de RSE están siempre liderados por individuos con una desarrollada conciencia social. Personas que entienden que hay que ir "más allá del deber", preocupadas por el desarrollo sostenible, que entienden que los problemas de la sociedad son problemas de todos y que tanto desde el punto de vista individual, como desde el punto de vista empresarial hay que actuar responsablemente.

No sería temerario afirmar entonces que la única forma de implementar y promocionar estrategias de responsabilidad social en forma exitosa es con la presencia de líderes sociales, que no solo sepan lo que pueden hacer las empresas, sino también lo que pueden hacer los individuos.

Hacia una estrategia de Responsabilidad Social Individual

El corolario que se desprende de la anterior reflexión es que es imperativo que cada persona asuma una posición frente a la responsabilidad social. Cada persona debe, en forma consciente, tomar posición frente a todos y cada uno de los temas que planteen los movimientos de responsabilidad social. No hay que caer en moralismos, se trata simplemente de definir una posición estratégica de cada individuo. Saber qué quiero y puedo hacer, y cómo lo voy a hacer.

Todas las metodologías y principios que se han diseñado para las empresas tienen aplicación sobre los individuos. La estrategia y la táctica no son solo para las empresas. Los individuos deberían contar con ellas para definir su estrategia de Responsabilidad Social Individual, RSI.

Así como somos capaces de diseñar e implementar posiciones estratégicas y tácticas para las corporaciones, debemos ser capaces de hacerlo para nosotros mismos como individuos. Preguntas como ¿qué quiero lograr?,  ¿cuáles son mis ventajas comparativas?, ¿cuáles mis debilidades?, ¿con qué recursos cuento?,  ¿cuál es el mejor camino para lograr una meta?, son perfectamente aplicables a los individuos.

En el campo de la responsabilidad social, en el que todo lo que hacemos o no hacemos afecta a un gran número de terceros, parece obvio que es importante al menos definir nuestra posición individual. ¿Cómo no tomar una posición frente a temas como el calentamiento global o la lucha contra el VIH? Probablemente, ninguno de nosotros podrá solucionarlo o evitarlo, pero en realidad ningún ser humano por poderoso que sea, en solitario, lo logrará. Es un problema de todos y la única solución está en grandes movimientos colectivos. En la decisión y voluntad de millones que individualmente tomen una posición.

* Miembro Consejo Directivo Compartamos con Colombia. email: brucemacmaster@compartamos.org
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?