Opinión

  • | 2005/09/30 00:00

    La inversión social II

    De los artesanos de India a las boutiques estadounidenses.

COMPARTIR

Cada día hace más carrera en el llamado 'tercer sector', la idea de que la filantropía simple no genera valor social en el largo plazo, sino que por el contrario, puede ser un paliativo para situaciones puntuales. Como mencionaba en la columna de la edición 237, la inversión social es considerada por muchos como la forma más eficaz de RSE, en la medida en que no solo mejora la calidad de vida de grupos poblacionales en el largo plazo, sino que es capaz de alinear los intereses de rentabilidad del sector privado con los de la comunidad.



Market Place India

Con el ánimo de vencer el escepticismo y lanzar ideas, me ha parecido interesante traer a colación diferentes ejemplos exitosos de inversión social. Los hay en todas las latitudes, de todos los tamaños, en todos los sectores sociales y económicos.

Algunos casos tienen especial relevancia para países como Colombia, entre ellos el de Market Place India. Se trata de una impresionante organización, fruto de la alianza entre entidades sin ánimo de lucro, artesanos y empresas privadas medianas. Esta unión de fuerzas, en pocas palabras, busca mejorar y aumentar las ventas en los más prestigiosos mercados estadounidenses de artesanos indios dedicados a las confecciones.

La estrategia para lograr esta ambiciosa meta se apoya en cinco pilares:

i. El fortalecimiento institucional de los artesanos para lograr confiabilidad en el suministro.

ii. La identificación de productos apetecibles para los mercados de destino.

iii. El apoyo en términos de diseño a los artesanos.

iv. La desintermediación de la cadena.

v. La aplicación de los principios de comercio justo.



Los líderes del proyecto son dos organizaciones sin ánimo de lucro, denominadas Market Place India y Garment Worker Center (centro de trabajadores en costura), en unión con la entidad privada A-Three Services, con sede en Illinois.

La primera de estas organizaciones, a pesar de su nombre, tiene sede en Estados Unidos y se encarga de promover la iniciativa, buscar el apoyo de la empresa privada estadounidense, importar los productos desde India, apoyar las labores de diseño y brindar entrenamiento en calidad.

Por su parte, el Garment Worker Center agrupa a más de 14 cooperativas, cuyos miembros son alrededor de 450 mujeres microempresarias de la confección.

Para cerrar el círculo, los inversionistas privados se encargan de las labores de comercialización, sondeo de mercados, logística y financiación de la operación.

Los resultados son contundentes. El proyecto fue lanzado en la década del 80. En 2000, inició las ventas por internet. En 2005 se espera ventas por US$1,2 millones. Más de 2.000 mujeres y sus familias hacen parte del programa.

Su lema comercial es "Compre en Conciencia", el cual invita a comprar, no solo por la calidad de los productos, sino por el componente social que implica cada dólar transado en el proyecto.

Parte fundamental del programa es el apoyo que le dan entidades privadas. Si bien es claro que se trata de un esfuerzo de lucro para las productoras y los comercializadores, hay entidades que consideran que apoyar económicamente estos esfuerzos, es una forma de enseñar a pescar. Así, hoy es parte de la estrategia de responsabilidad social de varias entidades privadas.

En los últimos días, Market Place India logró apoyos económicos bajo la modalidad de Inversión Social en los que denominaron Campaña de Capital Estratégico que superan los US$500.000. El destino de estos recursos es el apoyo a incrementos en la producción, lo que les permite soñar con ventas superiores a los US$3 millones y la incorporación de 1.000 mujeres más al programa. También permite imaginarse mejores negocios para los distribuidores y boutiques empeñados en vender estos productos.

La posibilidad de implementar programas similares en países como Colombia es evidente. Así lo han entendido algunas entidades que están desarrollando programas para penetrar mercados especiales de nichos. Quizás lo verdaderamente novedoso es la posibilidad de vincularlo a la estrategia de RSE de entidades del sector privado.





* Presidente Consejo Directivo Compartamos con Colombia.

email: brucemacmaster@compartamos.org
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?