Opinión

  • | 1999/06/03 00:00

    La geodinámica empresarial

    Las organizaciones de cubrimiento nacional tienden a desaparecer, derrotadas por las organizaciones globales. Su única salida es buscar nichos.

COMPARTIR

Por el cubrimiento geográfico de los mercados, se puede hablar de que hay cuatro tipos de organizaciones: las globales, las regionales, las nacionales y las locales. La tendencia que vive el mundo en cuanto a la competencia en sus diferentes mercados se podría sintetizar así:



Primera generación: Locales vs Locales

Segunda generación: Nacionales vs Locales

Tercera generación: Regionales vs Nacionales y Locales

Cuarta generación: Globales vs Regionales, Nacionales y Locales

Quinta generación: Globales vs Regionales y Locales

Sexta generación: Globales vs Locales



Cualquier mercado en Colombia puede estar en alguna de las fases descritas anteriormente, pero es inevitable que, con el tiempo, vaya avanzando a fases posteriores. De este proceso, es claro que las empresas de cubrimiento nacional tienden a desaparecer como entes autónomos y entran a ser absorbidas por organizaciones regionales o globales. En una fase posterior, las organizaciones regionales tampoco pueden resistir la competencia de las globales y entran a formar parte de ellas. Las únicas organizaciones que lograrán convivir con las globales son las locales, debido a que éstas entran a llenar esos "nichos" de mercado que dejan sin cubrir las primeras por la homogeneidad de sus marcas. Es decir, en la fase ulterior de un mercado sólo viven las organizaciones grandes y las pequeñas. Las medianas no tienen cabida.



En consecuencia, la organización de cubrimiento nacional que ya esté acosada por una multinacional tiene estratégicamente dos caminos para escoger: o busca identificar sus marcas con las de las grandes empresas multinacionales o, por el contrario, busca diferenciarlas claramente de éstas. El primer camino indicaría que la compañía está tomando la decisión de ser absorbida tarde o temprano; el segundo camino indicaría que la compañía está tomando la decisión de reducir su mercado para conservar su independencia. El camino del medio, la falta de visión, lo único que hará será restarle valor a la empresa en el futuro. Los dos primeros pueden ser ambos una buena decisión de negocios. El camino del medio es típico de aquellas empresas que mueren tristemente.



De otro lado, y debido a la inestabilidad que vive el país, cada día son más las empresas regionales o globales que prefieren establecer en Venezuela o Miami sus centros de decisión para la región andina, y desde allí diseñar toda la estrategia para Colombia.



Dos retos tiene hoy la clase empresarial colombiana: primero, propiciar de una manera activa la estabilidad en nuestro país para lograr instalar en Colombia los centros de decisión regionales de las grandes empresas globales; y segundo, soñar con empresas globales nacidas en Colombia (me resisto a pensar que Pablo Escobar sea el único). De lo contrario, a la vuelta de unos 10 años nuestra clase empresarial sólo será primera o segunda generación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?