Opinión

  • | 2005/02/18 00:00

    La empresa, vehículo de participación ciudadana

    ¿Se ha encontrado alguna vez usted ante el interés o la necesidad de aumentar su participación ciudadana y no sabe qué hacer?

COMPARTIR

Se ha preguntado alguna vez ¿cómo puedo adelantar actividades de participación ciudadana, sin que esto implique participar en política? Y por casualidad ¿se ha encontrado con que no identifica una actividad específica a la cual dedicar sus esfuerzos, en la que se sienta útil y que, al mismo tiempo, sea socialmente valiosa?

Si su respuesta es positiva, usted pertenece a la gran mayoría de la población que querría hacer más socialmente y no sabe cómo, dónde o con quién.

Las posiciones que asumen la RSE como filantropía son tan equivocadas como las que creen que se trata de unos principios y listas de buenas intenciones para el balance social y la buena imagen de las compañías, o tan erradas como aquellas que creen que la participación ciudadana implica obligatoriamente hacer política, politiquería o adoptar una actitud contestataria. Esta discusión abierta por The Economist merece ser profundizada.



Una forma de participación ciudadana

Desde el punto de vista práctico de los empresarios, administradores y empleados como individuos, los proyectos de Responsabilidad Social Empresarial son una oportunidad única para llevar a cabo eficaces formas de participación ciudadana.

El mundo actual exige la participación activa de la sociedad en la solución de sus problemas. El paradigma del Estado proveedor de todas las soluciones ha sido superado y la sociedad civil ha entendido que no puede quedarse de brazos cruzados ante las innumerables necesidades de los países.

Ahora bien, cuántas veces nos hemos preguntado ¿qué puedo hacer yo para contribuir a la solución de los problemas de la sociedad? ¿O cuántas veces nos hemos sentido absolutamente impotentes ante una situación de desprotección de la población ante un riesgo particular?

Siendo realistas, para un individuo particular no son obvios los caminos para adelantar esta participación ciudadana. ¿Qué hacer? ¿Dónde puedo ser más útil? ¿Con quién? ¿Cuál es el esfuerzo más eficaz?

En el mundo, las estrategias de RSE cada vez son más reconocidas como una buena de forma de unir individuos con intereses comunes alrededor de movimientos sociales que permitan una eficaz participación ciudadana, entendida como una oportunidad de participar en soluciones a los problemas de todos.

Por otro lado, ¿qué mejor ejemplo de participación ciudadana que un grupo de individuos unidos por un compromiso de respetar o cuidar el ambiente?, ¿o de combatir la corrupción en su ámbito?, ¿o incluso en alguna causa de apoyo a una población vulnerable?



La RSE como estrategia laboral

Pocas actividades unen y entusiasman más a grupos de seres humanos que trabajar organizada, conjunta y eficientemente en pro de causas altruistas. Uno de los más impactantes efectos en las empresas que han decidido adelantar programas de RSE, es el registrado sobre los grupos de empleados.

Los proyectos sociales desarrollados alrededor de grupos de personas con intereses, idiosincrasias y formaciones comunes, en el caso de funcionarios de una misma compañía, tienden a ser altamente exitosos interna y externamente.

Si el trabajo social colectivo aprovecha los conocimientos y ventajas comparativas de la empresa, el potencial de crear valor social es inmenso.

La evidencia sobre casos exitosos de apoyo a causas externas de índole social es numerosa. Tanto para el proyecto apoyado, como para la creación de una cultura de integración y mística en las empresas. Empresas que adoptan colegios u hogares infantiles, call centers que prestan servicios a fundaciones, compañías de auditores que supervisan la elaboración de estados financieros de entidades sin ánimo de lucro, cadenas de supermercados comprometidas con campañas contra la desnutrición, cadenas de restaurantes que atienden comedores comunitarios.

Todos estos casos han permitido que las empresas se conviertan en vehículos de participación de ciudadanos en la sociedad y traen beneficios tangibles sobre los individuos que tienen la oportunidad de participar en ellos.



* Presidente del Consejo Directivo de Compartamos con Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?