Opinión

  • | 2008/06/20 00:00

    Innovación y tradición en las empresas familiares

    Esto podría llamarse la disputa que enfrentan los empresarios familiares entre innovación y tradición.

COMPARTIR

Dentro de las empresas de familia se puede llegar a caer en la trampa de querer mantener lo que hasta ahora ha funcionado "bien", o a conservar el sueño de su fundador y resistirse a realizar cambios en los procesos, productos o tecnologías que pueden llevar a la empresa a mejores niveles de competitividad.

Uno de los factores que influye mucho en las empresas familiares para seguir funcionando en la misma forma como se ha venido haciendo es el miedo a romper con la tradición familiar. Recordemos que estas son empresas especiales, en donde no solo está en juego el balance de fin de año, sino también el bienestar y la continuidad de una familia emprendedora y sus tradiciones, a través de las generaciones.

Es por esto último que puede resultar difícil llevar a cabo cambios, porque entran en juego diferentes sentimientos y responsabilidades al pensar que se romperá o se desviará el negocio del sueño de su fundador, enfrentando no solo una lucha interna por parte de la persona en control, sino también las diferentes posiciones que pueden surgir entre los miembros familiares. Por otro lado, un cambio que no funcione, puede llegar a afectar el bienestar de toda la familia. Esto podría llamarse la disputa que enfrentan los empresarios familiares entre innovación y tradición.

Es importante que los empresarios que se enfrentan a estas decisiones dentro de las empresas recuerden que toda empresa necesita evolucionar con el tiempo y con los cambios que se dan en el entorno, por lo que las técnicas empleadas en el pasado no siempre van a funcionar ahora. Especialmente ahora, cuando la globalización exige prácticas cada vez más agresivas y cambios constantes para mantenerse al nivel de las exigencias de los consumidores y de los nuevos competidores.

Para mantener la competitividad, es importante una cultura innovadora al interior de la empresa, que sea fomentada y liderada por sus directores. Generar espacios para que todos los funcionarios aporten sus ideas, promover la creatividad, estar abiertos a escuchar a quienes operan el proceso productivo diariamente, por ejemplo, son formas de conseguir mejoras en este campo, volviendo más eficiente la compañía.

Para las empresas familiares, por otro lado, tener una cultura innovadora puede resultar más sencillo que para las no familiares debido a que las empresas toman la personalidad de su fundador, quien es un emprendedor que ha logrado iniciar un negocio y hacerlo crecer gracias a su visión innovadora. Diariamente fomenta esta visión en su familia y en su empresa. Su trabajo constante debe ser seguir fomentándola y no dejar que se estanque o que su deseo de conservar una misma visión o tradición cohíba nuevos cambios e innovaciones, y más importante aún, que cohíba las ideas de sus sucesores.

Ese fue el caso de don Libardo, quien siempre recalcó en sus hijos su sueño de ser la mejor empresa en el campo de las telecomunicaciones. Después de su retiro, su hijo mayor tomó el control de la empresa, y dados los cambios en el entorno, la empresa fue poco a poco perdiendo mercado, pero resultaba muy difícil abrir nuevas líneas de producto por temor a no conservar el sueño de su padre. La lucha por mantenerlo fue costosa en muchos aspectos, hasta que se llegó a un punto en el que no había más salida y finalmente se tomó la decisión de cambiar el negocio principal e implementar nuevas ideas, abrir nuevos negocios y cambiar ciertos procesos. Fue esta la única manera como la empresa pudo recuperar su posición. No sin dejar en el hijo de don Libardo una profunda herida por haber tenido que "abandonar" el sueño de su padre.

Señor empresario familiar, recuerde que las innovaciones empresariales son fundamentales para mantenerse competitivos en el mercado, y que este es un compromiso que debe inculcarse en la familia y en los negocios para el bien tanto de su familia como de los funcionarios y la sociedad que rodea su negocio. Su mejor legado puede ser la tradición de innovar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?