Opinión

  • | 1998/04/13 00:00

    Inequidad Salarial

    Las mayores brechas salariales del mundo se encuentran en América Latina, donde la educación no va al ritmo del cambio tecnológico.

COMPARTIR

En la mayoría de los países latinoamericanos, el comportamiento de los salarios ha sido más favorable en los años noventa que en la segunda mitad de los ochenta. Pero las brechas salariales entre los trabajadores calificados y los menos preparados han aumentado y actualmente son las mayores del mundo.



En los países donde los salarios reales han registrado los mayores aumentos durante los noventa, se han elevado notoriamente los diferenciales salariales entre los empleados de oficina con niveles de calificación más elevados, y los obreros y operarios de baja calificación. Perú, Colombia y México son los casos en que el aumento de los diferenciales salariales ha sido mayor. En Perú, la brecha salarial se ha ampliado más del 30%, en Colombia el 20% y en México cerca del 25%. En cambio, en los países donde las brechas salariales han decrecido en los noventa, como en Costa Rica, lo han hecho en proporciones reducidas, de no más del 5%.



Las mayores brechas



En otras regiones del mundo se ha observado un fenómeno similar de ampliación de brechas salariales, que se atribuye a las innovaciones tecnológicas de las últimas décadas. Pero América Latina sobresale en las comparaciones internacionales, tanto por la magnitud como por las tendencias recientes de las brechas salariales.



Considérese la gráfica. Si se toma como base de comparación la brecha salarial (relativa) de los países desarrollados, se encuentra que en América Latina las brechas son el doble de grandes. En los cuatro tigres asiáticos ­Corea, Hong Kong, Singapur y Taiwan­, las diferencias de salarios entre los empleados de oficina y los trabajadores manuales son similares a las de los países desarrollados, y en otros países en desarrollo de Asia y Africa, aunque hay mayores brechas salariales relativas, son menos marcadas que en América Latina. Y mientras que los diferenciales salariales en estos grupos de países gradualmente han ido pareciéndose más a los de los países desarrollados, en América Latina se quebró esa tendencia a fines de los ochenta y durante los noventa han tendido a aumentar.



El atraso educativo



Estas tendencias son el reflejo del atraso educativo de América Latina. El nivel promedio de escolaridad de la fuerza de trabajo en América Latina ha aumentado en los noventa a una tasa del 0,9% anual y se encuentra actualmente en 5,3 años en promedio. Este ritmo de crecimiento es muy inferior al que se tenía en los años sesenta, 1,6%, y al que las economías de rápido crecimiento han registrado en forma permanente. El lento crecimiento de la educación en América Latina se traduce en que su fuerza de trabajo tiene actualmente dos años menos de educación de lo que correspondía a los patrones mundiales, dados los niveles de desarrollo de la región, y cuatro años menos que los países del Este de Asia.



El atraso educativo se ha hecho notorio durante los noventa debido a las crecientes demandas de trabajo calificado que la recuperación de la inversión en nuestros países ha generado. Debido a las deficiencias educativas, las nuevas oportunidades no han sido para todos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?