| 8/20/2010 12:00:00 AM

Impresiones sobre la asamblea de la Andi

Juan Mayr, ex ministro.

El cambio climático como parte de la agenda industrial, la seguridad nacional por encima de los intereses económicos y el trabajo en materia de desarrollo y medio ambiente fueron los hechos que marcaron este encuentro.

por Juan Mayr

Con un discurso que resumía sus políticas y lo sucedido durante los primeros días de su mandato, el presidente Santos clausuró la Asamblea de la Andi. Igualmente, dio respuesta a las siempre lucidas reflexiones que, minutos antes, había realizado Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi, quien hizo un juicioso análisis de lo acontecido durante la asamblea y planteó al mandatario la visión del gremio sobre aspectos trascendentales de la economía y el futuro del país.

Durante dos días, yo diría que inolvidables, cada uno de los nuevos Ministros expuso ante el auditorio las políticas de su cartera, en tanto que un panel de reconocidos dirigentes reaccionó a las exposiciones y realizó agudos comentarios. Fue un curso intensivo sobre las políticas del nuevo Gobierno y el rumbo que tomará el país.

Quisiera destacar tres hechos que a mi manera de ver marcaron la asamblea. El primero, es que la Andi haya puesto el tema del cambio climático (CC) como parte central de la agenda. Para ello trajo a dos singulares invitados internacionales, los profesores Bjorg Lomborg y Thomas Heller, el primero de ellos mejor conocido como el "Ambientalista Escéptico" por sus críticas a la importancia que se ha dado a los temas del CC en la agenda global cuando hay otros que, según él, merecen mayor atención y resultan ser más costo-efectivos. Por otra parte, para Heller, un experimentado economista y abogado, codirector del Programa de derecho comparado de la Universidad de Stanford y miembro del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, las evidencias científicas son tan preocupantes que el tema hay que mirarlo de manera amplia y urgente, sin minimizar las reales amenazas del CC para la sociedad, la economía y el planeta, una situación que requiere de inversiones inmediatas para evitar mayores costos en el futuro y del diseño de nuevas políticas e instituciones para afrontar los desafíos que enfrenta la humanidad.

Un segundo hecho de la mayor trascendencia ha sido el respaldo que diera Villegas a los planteamientos de la canciller María Ángela Holguín, al poner por delante de los intereses económicos del gremio la seguridad nacional, en clara referencia a Venezuela. Un planteamiento que despertó la mayor ovación entre todos los participantes. Quedó claro que el gremio está haciendo sus mejores esfuerzos, en momentos de crisis, para ingeniarse la manera de sustituir el mercado del vecindario con la venta de sus productos a otras naciones.

El tercer hecho es el gran trabajo que aún está por hacerse en materia de desarrollo y medio ambiente por parte de los sectores institucional, económico y ambiental. Según palabras de Villegas, la Ministra del Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial tiene entre sus retos cumplir con la meta trazada por el Gobierno de construir un millón de viviendas en el cuatrienio, pero también la gran labor de no frenar las locomotoras de desarrollo del nuevo gobierno: minería, infraestructura y agricultura. Su visión refleja la de sus afiliados.

Sin embargo, esa percepción pareciera equivocada. Los impactos sobre el medio ambiente, y también sobre los grupos étnicos y su cultura, no deben estar ausentes de la responsabilidad de quienes los ocasionan, bien sea a nivel gubernamental o privado y, por lo tanto, deben ser incluidos por cada uno de los sectores, desde el inicio del diseño y planificación de sus proyectos, para así establecer sus costos y su viabilidad.

 

Al Ministerio del Ambiente se le achaca "la culpa" de todos los males y retrasos en los procesos de licenciamiento ambiental y la verdad es que su misión es hacer cumplir lo que le ordenan la Constitución y la Ley para garantizar un ambiente sano y el desarrollo sostenible del país en el largo plazo. Es inaceptable que se entreguen concesiones sin tomar en cuenta la dimensión ambiental. De ahí la importancia de que el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible, una vez se sustraigan de él la vivienda y las funciones de agua potable y saneamiento básico, promueva la transversalidad de los temas ambientales y que también los demás Ministerios creen unidades ambientales que faciliten su gestión. Esta es una prioridad de interés nacional.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.