Eduardo Lora

| 11/1/2002 12:00:00 AM

¿Giro a la izquierda?

La opinión pública en América Latina no está pidiendo que se vuelva a las viejas políticas, sino que las nuevas funcionen bien.

por Eduardo Lora

América Latina parece estar girando hacia la izquierda. Cuando entre a circular este número de Dinero, muy seguramente se habrá confirmado el éxito de Lula da Silva para la presidencia de Brasil. Junto con Chávez en Venezuela y Toledo en Perú, estos tres presidentes han sido elegidos en los últimos años por sus promesas de menos mercado y más Estado. Desde Argentina, Ecuador y otros países afectados por serias crisis económicas se oyen demandas populares parecidas, que podrían llevar al gobierno a candidatos de corte semejante en el futuro cercano.



También hay indicadores cuantitativos que dan crédito a la tesis de la "izquierdización". Por ejemplo, según el sistema de encuestas de Latinobarómetro, que cubre 17 países, el porcentaje de latinoamericanos que se opone a las privatizaciones ha aumentado del 43% en 1998 a más del 60% en los dos últimos años. De igual forma, 40% de los encuestados está en desacuerdo con que "el Estado debe dejarle la actividad productiva al sector privado", que es el principio de la economía de mercado. Hace dos años, esa proporción era solo de 28%. Por tanto, hay una creciente demanda popular por un mayor intervencionismo estatal y una menor libertad económica.



Sin embargo, no todos los indicadores apuntan en la misma dirección. El significado de derecha e izquierda puede variar mucho de un país a otro, pero si uno les pregunta a los latinoamericanos en qué punto se ven a sí mismos, la mayoría considera que pertenece al centro. Esa pregunta está incluida en el Latinobarómetro, con el resultado de que en una escala donde 0 es izquierda y 10 es derecha, la respuesta media es 5,9. Según este indicador, México es el país que se sitúa más a la izquierda, con un valor de 4,8, mientras que los países más derechistas son Honduras, Costa Rica y Colombia, con índices por encima de 7.



Si algo ha ocurrido es que la opinión pública en la mayoría de los países se ha movido a la derecha. Los mayores cambios en esta dirección desde 1996 han ocurrido en Guatemala, El Salvador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Es interesante que los dos únicos países que se han inclinado a la izquierda según el Latinobarómetro sean Argentina y Perú, los dos líderes en reformas promercado durante los 90. Algo semejante ocurrió una década antes en Chile, donde --después de un profundo proceso de liberalización económica liderado por un gobierno derechista-- la opinión pública se movió hacia la izquierda y en 1996 era el país más izquierdista de América Latina.



Sin embargo, el giro a la izquierda en Chile no significó rechazar la economía de mercado, sino otorgarles un mayor peso a las estrategias de participación ciudadana y a las políticas de reducción de la pobreza. Posiblemente esta será también la tendencia en el resto de América Latina en los próximos años. La razón es que el creciente rechazo a las reformas económicas y la mayor demanda de intervencionismo estatal no parece deberse a razones ideológicas, sino pragmáticas. Las reformas están siendo fuertemente criticadas allí donde han sido menos transparentes, y no simplemente donde ha habido más reforma. La opinión no está pidiendo que se vuelva a las viejas políticas, sino que las nuevas funcionen bien. El enemigo público número uno es la corrupción, más que el mercado.



Las reformas también están siendo criticadas donde han aumentado la pobreza y la desigualdad, pero --aunque se está pidiendo mayor atención del Estado a estos problemas-- el público no está dispuesto a apoyar políticas populistas que podrían traer de regreso la inflación y el desorden macroeconómico de los 80. Si Lula logró finalmente el apoyo de los electores, fue precisamente porque entendió este mensaje. Más se movió Lula a la derecha que Brasil a la izquierda.



* Esta columna no compromete al BID,

entidad a la cual está vinculado el autor.


Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.