Opinión

  • | 2004/04/02 00:00

    Gestión de riesgo1

    Las recientes catástrofes empresariales sugieren que muchas compañías no gestionan ni entienden bien los riesgos que están corriendo.

COMPARTIR

Tomar y administrar riesgos es parte de lo que las empresas deben hacer para generar utilidades y valor al accionista. Pero las catástrofes empresariales de los últimos años sugieren que muchas compañías no gestionan bien los riesgos ni entienden lo suficiente los riesgos que están corriendo.

Nuestras investigaciones indican que el problema va más allá de algunos escándalos corporativos de alto perfil. McKinsey analizó el desempeño de 200 instituciones financieras líderes entre 1997 y 2002 y encontró que en 90 de ellas ocurrieron 150 casos clasificados como de alto riesgo financiero: el 45% presentó más de un caso grave. La probabilidad de encontrar riesgos graves es mayor de lo que parece.

Una encuesta de 2002 con integrantes de juntas directivas confirma las conclusiones. En ella, el 36% de los encuestados dijo no entender suficientemente bien los riesgos del negocio; 24% respondió que los procesos de la junta directiva para supervisar riesgos eran inefectivos; y 19% sostuvo que sus juntas no tenían procesos de administración de riesgos.

Nosotros definimos el riesgo como cualquier evento que pueda disminuir el desempeño de una empresa hasta un nivel por debajo de lo esperado. El riesgo puede clasificarse en cuatro categorías:

1. Riesgo de mercado, causado por la exposición a movimientos de los precios en el mercado.

2. Riesgo de crédito, o de que una contraparte no cumpla sus obligaciones contractuales.

3. Riesgo operativo, resultante de exposición a pérdidas por causa de procesos internos inadecuados.

4. Riesgo de negocios, exposición a cambios en la demanda, oferta o posición competitiva en el sector.

Para gestionar todos estos riesgos adecuadamente las empresas deben entender los riesgos que están tomando y definir los máximos que están dispuestas a asumir. Desde el punto de vista organizacional, también es importante crear un equipo especializado en la gestión de riesgos y desarrollar en todos los niveles gerenciales una cultura de análisis de la relación entre riesgo y retorno en todas las decisiones.



Crear transparencia

Las empresas no solo deben entender los riesgos que corren sino también cuantificar la cantidad de dinero en riesgo. Una herramienta para crear transparencia es un tablero de control de riesgos con los diferentes tipos de riesgos (de mercado, operacional, etc.) en un eje y las unidades de negocio en el otro eje. El valor en cada casilla de la matriz puede representar las utilidades o valor en riesgo para cada tipo de riesgo por unidad. Esta tabla corresponde a una institución financiera real:



Panel de control de riesgo

Utilidades en riesgo, US$ millones

Unidad de negocio

A B C D E F Otros Total

Riesgo de mercado 55 275 25 10 15 5 10 395

Riesgo de crédito 150 350 125 625 40 1.290

Riesgo operacional 30 210 30 150 10 2 432

Riesgo de negocios 80 270 60 275 25 5 5 720

Total 315 1.105 240 1.060 90 12 15 2.837



Este panel de control sirve para promover el diálogo entre la junta directiva, la alta gerencia y las unidades de negocio. El panel podría ser revisado periódicamente por la junta, para apoyar las decisiones acerca de qué riesgo está dispuesta a asumir la empresa para lograr un determinado retorno.



Definir la estrategia

La formulación de una estrategia de riesgo es una de las actividades más importantes que puede llevar a cabo una empresa, dado que afecta todas las decisiones de inversión. El presidente de la firma, con el apoyo de la junta, debe fijar esta estrategia.

Una forma de arrancar este ejercicio es definir la calificación (rating) de crédito mínima que la empresa desearía tener. Esto le permite cuantificar los niveles de riesgo que podría asumir, tomando como punto de partida el endeudamiento actual.



Crear un equipo especializado y promover

la cultura de gestion de riesgo

Para gestionar el riesgo adecuadamente es importante crear un equipo que identifique, mida y evalúe las exposiciones de riesgo. Este grupo debe tener las habilidades necesarias para asesorar a la alta gerencia y a la junta sobre cómo cada decisión afecta el perfil de riesgo y retorno de la empresa. Finalmente, es importante crear en toda la gerencia de la empresa una cultura de gestión de riesgo. Esto puede lograrse invirtiendo en educación, entrenamiento e incorporando las mediciones de riesgo en los procesos formales de evaluación de desempeño en la empresa.



1. Basado en "Running with Risk", de Kevin S. Buehler y Gunnar Pritsch.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?