Opinión

  • | 2004/07/23 00:00

    ¿Fondos privados de inversión para las eF?

    "No fue fácil acostumbrarnos a tener personas externas en la junta directiva, pero."

COMPARTIR

Hay maneras de proporcionar dinero a las empresas familiares, EF, para facilitar su crecimiento y proveer liquidez a sus accionistas, alternativas diferentes a las formas tradicionales de los créditos con altas tasas de interés y plazos cortos de repago. Una de ellas es por medio de los fondos privados de inversión, muchos de los cuales ya se han especializado en empresas de familia. Hoy, individuos e instituciones buscan modos novedosos de invertir sus recursos, para obtener mejores réditos, ya que las tasas que pagan los bancos e instituciones financieras son muy bajas. Por eso, en Estados Unidos, el crecimiento de los fondos de inversión ha sido grande, y algunos de ellos se han dedicado particularmente a las empresas familiares en las cuales ven un gran potencial. Es hora de que en Colombia también les pongamos cuidado a esos tipos de inversión de recursos en formas diferentes, y que los empresarios familiares estudien también otras posibilidades de financiarse a mejores plazos y de obtener alguna liquidez personal.

Esta forma de financiamiento se desarrollaría de la siguiente manera: un grupo de inversionistas institucionales o individuales aportan su dinero a un fondo, que es a su vez manejado por un grupo de profesionales o "administradores". Estos, por cuenta de los inversionistas, escogen las empresas para invertir y hacen las estructuraciones financieras para presentar luego a los capitalistas. Normalmente, la inversión se establece por una minoría de la empresa y no se busca el control, se mantiene por más de 5 años, y puede realizarse en una sociedad que comienza o en una empresa familiar en marcha y con buen potencial de crecimiento. El dinero en este caso puede ser utilizado, bien para satisfacer necesidades de liquidez de los accionistas familiares o bien para coadyuvar al crecimiento empresarial. Contrario a lo que sucedería con un préstamo, con el cual se debilitan los estados financieros, en este caso se fortalece el patrimonio de la compañía facilitando la posterior consecución de préstamos. Como no hay un mercado de capitales que soporte la salida del fondo y la venta de las acciones después de los 5 años, período durante el cual se mantiene la inversión, esta salida puede darse por medio de una recompra de las acciones por la misma empresa o por los propios accionistas familiares.

Esta es una figura atractiva de financiación para una empresa de familia. Como ejemplo, veamos el caso de la empresa de don Narciso (85 años), que estaba haciendo la transición del liderazgo a su hijo Martiniano. Se había realizado un proceso de planeación estratégica con el cual, por un lado se le daría liquidez a don Narciso, y por otro se quería asegurar el crecimiento de la compañía, pero al mismo tiempo mantenerla dentro de la familia en las siguientes generaciones. Se invitó entonces un fondo privado estadounidense a participar en el capital de la empresa, que compró parte de las acciones a don Narciso y, además, introdujo capital fresco a la compañía, que junto con un crédito bancario permitió el crecimiento esperado en las ventas por medio de nuevas inversiones en tecnología.

Después de 5 años, la segunda generación recompró las acciones a un precio tal que el fondo recuperó la inversión y, además, obtuvo una excelente rentabilidad; la empresa pudo volver a manos de la familia. Lo anterior dejó también una buena enseñanza en la empresa. Los administradores del fondo, con gran experiencia administrativa, por medio de la junta directiva, introdujeron cambios en la forma de gestionar la compañía, impensables para don Narciso, pero con resultados muy positivos. "No fue fácil acostumbrarnos a tener personas extrañas en la junta directiva, a darles toda la información, a ceder todos nuestros secretos, pero la experiencia se justificó plenamente. Todos quedamos satisfechos con los cambios que se produjeron en la empresa y con su crecimiento, y sobre todo, la empresa es completamente nuestra", dice Martiniano.



Diego Vélez Montes

dvelezm@alum.mit.edu
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?