Opinión

  • | 2004/08/20 00:00

    Fondo semilla

    La familia empresarial puede tener el banco para su propia familia.

COMPARTIR

Los negocios de familia casi nunca crecen en las mismas proporciones en que crece la familia y si el negocio en primera generación podía albergar a los dueños y proporcionar su total comodidad económica, normalmente no es posible hacerlo con todos los accionistas de terceras o cuartas generaciones. Además, estos accionistas -que ya tienen intereses muy diversos y lazos bien distintos a los de la primera generación, aunque pueden tener un gran patrimonio invertido en la empresa de la familia- pueden no contar con la liquidez suficiente para montar sus propios negocios. ¿Cómo proporcionar liquidez a estas personas que pueden tener muy buenas ideas y no contar con el capital personal suficiente para desarrollarlas?

Pues bien, estos accionistas podrían vender sus acciones, obtener préstamos bancarios con altas tasas, pedir préstamos a sus amigos u obtener un préstamo por medio del fondo semilla de su familia. Pero, ¿qué es el fondo semilla de la familia? Pues es algo así como el banco de la familia. Veamos el caso de los sucesores de don Pánfilo, que han logrado establecer un mecanismo para proporcionar la liquidez necesaria a sus nietos para empezar sus propios proyectos, sin necesidad de acudir a los bancos y sin vender las acciones de sus compañías. Jacinto ha montado su cadena de restaurantes de sushi, Deyanira tiene su papelería y Karina su compañía de transporte de carga. Todo ha sido financiado con el fondo semilla.

Antes de morir, don Pánfilo logró dejar funcionando el protocolo de su familia que fue desarrollado por todos sus hijos y que contempla el establecimiento del fondo semilla "para ayudar a los integrantes de la familia a desarrollar sus propios negocios". Hoy, la familia cuenta con 60 integrantes y solamente tres de ellos trabajan en el negocio. Los otros 57 reciben dividendos, pero no pueden trabajar en el negocio por una disposición del mismo protocolo. Para acrecentar el fondo semilla se estableció un porcentaje anual de las utilidades de la empresa que se depositan sagradamente en una cuenta especial en una fiduciaria que ha recibido el mandato de su administración. La ayuda a los integrantes de la familia puede hacerse por medio de una coinversión o un crédito.

Los integrantes de la familia que tienen sus proyectos particulares reciben la asesoría necesaria por parte de la fiduciaria en la presentación y elaboración de sus proyectos. Cada proyecto debe tener su plan de negocios correspondiente con las proyecciones financieras y de mercado, y debe cumplir unos requisitos mínimos que contemplan asuntos como endeudamiento, tasa interna de retorno, etc. Algo similar a lo que analizan los bancos para aprobar sus inversiones o sus créditos.

La familia también instruyó a la fiduciaria en cuanto a la constitución de un comité de crédito e inversiones para hacer la selección de los proyectos de una manera objetiva. Cada rama de la familia tiene su representante en ese comité, pero para asegurarse de la objetividad se incluyeron tres integrantes externos, dos de los cuales también pertenecen a la junta directiva de la empresa familiar. El comité se reúne cuando es necesario, estudia los proyectos que le son presentados por los integrantes de la familia interesados en la financiación de sus proyectos, hace las preguntas del caso y finalmente aprueba o desaprueba los créditos o inversiones. Los créditos tienen una tasa de interés inferior a las tasas de mercado y si se trata de una inversión, el fondo semilla participa con una porción del capital.

Señor empresario familiar: Como usted puede darse cuenta, hay maneras de ayudar a expandir la riqueza de su familia realizando nuevos proyectos por medio de instrumentos adecuados, sin necesidad de acudir a la venta de las acciones o a créditos bancarios con altas tasas de interés. Usted puede establecer los mecanismos apropiados y diseñar el sistema de tal modo que si su familia tiene algún buen proyecto, pueda desarrollarlo. La familia también puede tener el banco para su propia familia.



Diego Vélez Montes - dvelezm@alum.mit.edu
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?