Opinión

  • | 2008/03/28 00:00

    Falta de ahorro a largo plazo

    La gran mayoría de la población colombiana carece de ahorro a largo plazo estamos a tiempo para buscar una solución.

COMPARTIR

El ahorro financiero a largo plazo en pesos ha venido aumentando en los últimos años como consecuencia la reforma pensional, la reactivación económica y el desarrollo del mercado financiero. En el caso colombiano estimamos que el valor de los ahorros a largo plazo pasó de US$25.000 millones en 2002 a US$65.000 millones en 2006*. A este valor hay que sumarle el de las inversiones de los colombianos en el extranjero. Instituciones especializadas en banca privada estiman que el ahorro de los colombianos en el exterior supera los US$50.000 millones.

Pero a pesar del aumento en el ahorro financiero, la mayoría de los hogares carecen de fondos para su vejez. Esto ocurre por la dificultad de extender los planes de pensiones obligatorias a los trabajadores "informales" y por la falta de educación financiera y hábitos de ahorro.

Así, la mayoría de los hogares colombianos van a tener una vejez de pobreza si no cuentan con el apoyo del Estado o de sus hijos. Por cierto, en la medida en que disminuye el tamaño de las familias, el costo por hijo de mantener a los padres irá aumentando, lo cual limitará su capacidad de apoyo.

Falta de educación e "informalidad"

Es normal que el ciudadano común no entienda bien los aspectos financieros de la planeación del retiro. Le cuesta entender los impactos que tendrá la inflación, el aumento de la expectativa de vida y los rendimientos esperados de las inversiones. La gente normalmente subestima el monto que debe ahorrar cada mes para asegurar un determinado nivel de ingresos en la vejez. No solo hace falta educación financiera, sino también los hábitos y disciplina para ahorrar y no acceder a los ahorros para consumo.

Por estas razones es que en la mayoría de los países se han desarrollado sistemas obligatorios de ahorro para las pensiones, basados en descuentos automáticos de la nómina. Es una buena solución para países donde la gran mayoría de los empleos son formales. Sin embargo, no es una solución suficiente para países como Colombia, donde más del 60% de los empleos son "informales".

Posibles soluciones

En el largo plazo la solución está en la formalización del mercado laboral, de tal forma que los esquemas de pensiones obligatorias apliquen para la gran mayoría de la población. En columnas anteriores se han presentado posibles soluciones para los sectores de la economía que presentan altos grados de informalidad laboral como el comercio, la construcción y el transporte público. Pero para lograr este cometido se necesita un fuerte compromiso por parte del gobierno y del sector privado, que todavía no se ha logrado. Por lo tanto, es necesario desarrollar alternativas que ayuden a solucionar el problema de falta de ahorro a largo plazo para aquellos que no tengan un empleo formal.

Un sistema para la población "informal" debe cumplir como mínimo con los siguientes requisitos: 1. Debe ser voluntario, puesto que es muy costoso fiscalizar sus niveles de ingresos; 2. Debe generar una percepción de valor muy clara, de tal forma que el ciudadano este dispuesto a sacrificar la liquidez de corto plazo por un beneficio a largo plazo; 3. Debe ser de muy fácil acceso, con bajos valores de contribución, y un mínimo de requerimientos burocráticos y filas para hacer las contribuciones; 4. Debe estar acompañado de un gran esfuerzo de educación y difusión.

A manera de ejemplo, un producto de fácil acceso podría ser un plan de ahorros voluntario que permita depósitos por bajos montos (e.g. de $10,000 a $50,000), que puedan ser hechos en conjunto con el pago de un servicio público (e.g el agua, la electricidad o el gas), y que le entregue al ahorrador el saldo dos veces por año en el extracto del servicio público escogido. Para hacerlo más atractivo, el gobierno podría comprometerse a aportar un monto equivalente al hecho por el ahorrador, siempre y cuando los aportes se hagan por número mínimo de meses (e.g 240 a 300 meses). Para darle alguna percepción de liquidez, el ahorrador podría calificar para un préstamo hipotecario equivalente al valor ahorrado después de varios años de contribución.

Soluciones de este tipo son urgentes. Nuestra población todavía es suficientemente joven para que podamos evitar la bomba de tiempo que significaría tener una gran masa de ciudadanos mayores a los 60 años en la pobreza, sin ahorros y con poco apoyo de sus hijos. Es un buen negocio invertir en incentivos al ahorro ahora, con el objetivo de disminuir los subsidios para evitar la pobreza en la vejez.


* McKinsey estimó el valor total del ahorro a largo plazo de los hogares con base en la suma de las cuentas de ahorro y los certificados de depósito en el sistema financiero, las inversiones en fondos mutuales, los activos en los fondos de pensiones, los activos de las aseguradoras de vida, y bonos/acciones directamente en manos de individuos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?