Juan Manuel López Caballero

| 4/4/2003 12:00:00 AM

Explicación de una guerra inexplicable

'Ejercer protectorado transitorio' sobre Iraq no busca el abastecimiento de combustible para Estados Unidos. El objetivo es impedir que los petrodólares sean reemplazados por 'petroeuros'.

por Juan Manuel López Caballero

Que Iraq, país subdesarrollado, avasallado durante diez años en los que ha sufrido un embargo económico que solo autoriza la venta de su petróleo para canjearlo por alimentos (300.000 niños han muerto de hambre), obligado a renunciar a la soberanía sobre su producción militar (ningún misil de más de 200 millas de alcance), la cual ha estado bajo supervisión durante el período y ha sido objeto de una inspección de 5 meses en la que no se encontró nada, pueda estar fabricando en sofisticados laboratorios móviles y secretos armas de destrucción masiva, es altísimamente improbable.

Y que, aun si ellas existieran (porque conservaran algo desde entonces), su propósito sea atacar un día a Estados Unidos o que represente una amenaza para el mundo libre, pocos lo creen. Menos aún son los que se comen el cuento de que la preocupación de Bush es liberar al oprimido pueblo iraquí.

Además de unas evidentes, como que es la continuación de la anterior con los mismos protagonistas (Powell, Cheney, Rumsfeld o Bush junior en reemplazo de Bush padre) que no aguantan dejarla inconclusa, o que las crisis estadounidenses (las económicas o las de respaldo al gobierno, ambas presentes hoy) siempre las resuelven con guerras externas, ¿qué explicación tiene esta guerra?

Resumo la del profesor William Clark, reconocido analista del Johns Hopkins Institut.

Desde Bretton Woods, el dólar se erigió como patrón internacional alterno al oro. Con el ataque de De Gaulle y la respuesta estadounidense bajando el respaldo oro de su moneda, sin afectar para nada la economía interna o la mundial, el dólar adquirió una posición hegemónica tanto como moneda universal como de reserva para todos los países. Estados Unidos no tiene reservas sino la maquinita para producirlas, lo cual, más que su poderío industrial, es la base de su supremacía económica mundial; con emisión (devaluación) controla el valor de su deuda o de su comercio internacional por cuenta de los países que tienen reservas en dólares. En especial la OPEP, al subir los precios del crudo y aumentar sus ingresos, los volvió 'petrodólares', convirtiéndolos en papel moneda estadounidense (reservas) o en inversiones en compañías estadounidenses.

La creación del euro con el propósito de ser divisa alterna de transacción y de reserva, pasó a ser una amenaza a esta posición de privilegio. Hoy el euro representa el 40% de lo que hay en reservas en dólares y con la entrada de diez nuevos países prevista para 2004 manejará una economía más grande que la cubierta por la divisa estadounidense y sería una alternativa para las reservas y para la inversión de los países petroleros.

La eventualidad de que la OPEP se traslade a esa moneda ha sido estudiada en base a que la mayoría de sus transacciones petroleras son con Europa, que es una moneda más sana, y que las relaciones con Estados Unidos son cada vez más tensas.

Saddam Hussein trasladó sus reservas al euro a finales de 2000. Irán ha mostrado tendencia a seguir ese camino; por eso, puede ser parte del 'eje del mal' de Bush (Corea del Norte lo hizo en diciembre de 2002). Venezuela, hoy bajo un Chávez poco amigable, ha tomado el camino de negociar en forma de trueque y elevar su porción de reservas en euros.

'Ejercer protectorado transitorio' sobre Iraq no busca el abastecimiento de combustible para Estados Unidos. El objetivo importante es impedir que los petrodólares sean remplazados por 'petroeuros' reduciendo la economía estadounidense a una condición de igualdad con las del resto del mundo (la deuda estadounidense supera el 65% de su PIB y el déficit comercial es más del 5% de su PIB); es notificar a la OPEP los problemas que enfrentaría ante la tentación de pasar a los petroeuros; con la amenaza, en caso de un enfrentamiento con ella, de acabar con los precios del crudo (la extracción de 7 millones de barriles diarios que es la capacidad actual de Iraq -hoy limitada por el embargo a 2 millones diarios- bajaría el precio por debajo de US$15).

Otra interpretación sería la que teme la 'intelligentsia' estadounidense y gira alrededor de la personalidad de Bush.

Se toman los antecedentes del Presidente como un alcohólico recuperado (reborn), con el coeficiente intelectual (IQ) más bajo de todos los presidentes estadounidenses (el promedio de ellos es alrededor de 125, la normalidad está entre 90 y 110, Bush tiene 92, y de 90 para abajo se considera 'limitado'); se adicionan los caracteres del mundo texano (pensando en el 'gunman' o pistolero) y la estirpe de petrolero (tipo 'Dinastía'); se recuerda su condición de presidente elegido siendo minoría (por el sistema de voto delegado), su ignorancia total en materia internacional y sus acciones iniciales de desafío al mundo (denuncia del SALT 2, rompimiento del acuerdo de las Américas, marginamiento de las cumbres de Río y de Kyoto, decisiones unilaterales en la Alianza Atlántica); se incluye la forma en que la oposición interna y externa se transformaron en respaldo con el atentado a las Torres Gemelas y su declaración de 'guerra al terrorismo'; y se llega a un ser delirante que se siente omnipotente y que confirma su visión mesiánica con el resultado de sus acciones y el respaldo que siente le dan a ellas.

Quienes lo ven así analizan que las acciones desarrolladas caen sin duda alguna en las categorías de 'Delito de agresión' y probablemente de 'Genocidio' y de 'Crímenes de guerra' del Estatuto de Roma, de 'Violaciones graves al Derecho Internacional Humanitario', de violación a la 'Convención sobre protección a los bienes culturales y religiosos' y muchas otras pero que, como Hitler bajo el argumento del 'espacio vital' (lebensraum) fue respaldado por la Nación Alemana en su intento de imponer su voluntad sobre el mundo, hoy Bush embarca a Estados Unidos en la teoría de 'la seguridad nacional' y 'las guerras preventivas'. Pero que, igual que en ese caso, el mundo civilizado se limita a dejar constancias mientras el psicópata repite sus acciones (entonces Austria, Checoslovaquia, Polonia; hoy Afganistán, Iraq, y los que sigan como 'eje del mal').

Ante estas dos interpretaciones, ¿qué interés tiene Colombia en meterse en esta guerra?
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.