Opinión

  • | 2009/08/21 00:00

    Excelencia en la Propiedad Familiar

    ¿Es su estructura de propiedad la más adecuada? ¿Cómo alcanzarla?

COMPARTIR

En el sistema de la Familia Empresaria hay que buscar la Excelencia en los diferentes subsistemas que la componen. Excelencia en la Familia, Excelencia en el Negocio, Excelencia Institucional, Excelencia en los Productos y Excelencia en la Propiedad. Tal es el esquema propuesto por el profesor Joseph Astrachan en el desarrollo del MBA para familias empresarias que dirige en el Coles College of Business de Kennesaw State University, Atlanta. Aunque se trata de la Excelencia simultánea en todos los subsistemas, vamos a dedicar estas líneas a pensar un poco en la Excelencia en la Propiedad.

La Excelencia en la Propiedad se puede alcanzar mediante unos buenos sistemas de gobierno que faciliten la transparencia y la claridad. También, y simultáneamente, mediante acuerdos de accionistas y el desarrollo de la responsabilidad en los socios, entendiendo que la propiedad se desarrolla y cambia a medida que pasan las generaciones. En la primera generación se tendrá un solo dueño controlador, en la segunda generación se tendrá seguramente una sociedad de hermanos y, a medida que el tiempo avanza, una sociedad de primos.

Cada una de esas etapas tiene características y retos particulares que hay que enfrentar en cuanto a la propiedad se refiere1. En la primera etapa -la del dueño controlador-, la propiedad se concentra en un individuo o en una pareja y hay retos claves como la capitalización, el balance del control del socio mayoritario y la escogencia del sistema de propiedad para la siguiente generación. En la segunda etapa -la sociedad de hermanos-, los desafíos que sobresalen son el desarrollo del sistema de manejo entre los hermanos, la definición de los roles de los hermanos que no están empleados, el reparto de dividendos y el control de la orientación de las diferentes ramas familiares. Por otro lado, en el consorcio de primos, cuando generalmente ya hay muchos accionistas y, además, se presenta una mezcla de accionistas empleados y no empleados, el reto, entre otras cosas, está en la creación de un mercado interno de capitales para la compraventa de acciones y en el manejo de ese grupo de accionistas que, por lo general, es complejo.

Pues bien, volviendo a la Excelencia de la Propiedad, y sin importar la etapa generacional en que se encuentre la Familia Empesaria, hay que desarrollar estructuras propietarias que se ajusten a las metas de la familia y que tengan beneficios para el negocio y los impuestos. Hay estructuras propietarias de diversos tipos, sociedades nacionales y extranjeras, fiducias y fundaciones etc., y cada familia, en cada una de las etapas de evolución en que se encuentre, debe escoger la que más se aproxime a sus propias necesidades y metas particulares. También, la Familia Empresaria debe tener en cuenta que un pequeño cambio en el sistema de propiedad que se escoja puede tener efectos grandes en la dinámica familiar y en el mismo negocio.Las demandas que se imponen en el tema de dividendos y el cambio en el sistema de la toma de decisiones son, por ejemplo, efectos de un cambio en la estructura propietaria.

Por todo lo anterior, no sobra desarrollar acuerdos claros de accionistas que establezcan las formas de gobierno y los métodos de compraventa de acciones justos y equitativos. Además, los accionistas deben entender muy claramente cuáles son sus obligaciones y derechos. Por eso se necesita un proceso de educación para que todos los accionistas entiendan cuáles son sus responsabilidades, porque no es solo el derecho a recibir los dividendos.

Señor empresario familiar: la mayoría de las empresas de Colombia se encuentra en la primera generación, es decir, en la etapa del dueño controlador. Si es su compañía una de estas o si ya está en manos de una sociedad de hermanos o de primos, le voy a hacer unas preguntas: ¿Es su estructura de propiedad la más adecuada? ¿Tiene acuerdos de accionistas que permitan la claridad necesaria en la compraventa de acciones? ¿Confunde los derechos de propiedad con el pago de salarios? ¿Su estructura propietaria busca las metas que se ha propuesto para el bienestar del negocio, de la familia? ¿Tiene, por ejemplo, los elementos necesarios para una sucesión sin inconvenientes de impuestos?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?