Opinión

  • | 2008/10/10 00:00

    Evitando la recesión

    En Colombia podemos continuar creciendo si respondemos adecuadamente al desafío externo.

COMPARTIR

La crisis en Estados Unidos ha entrado en una nueva etapa: ha pasado de ser un problema concentrado en el mercado sub-prime a ser una crisis general de crédito y liquidez. En el momento en que escribo este artículo el desembolso de nuevos créditos está prácticamente congelado. Por lo tanto, parece inevitable que Estados Unidos entre en recesión. La duda ahora es si será una recesión de 3-4 trimestres o de 3-4 años.

La severidad de la recesión va a depender de las condiciones que se den en las próximas semanas. Primero, el gobierno tiene que estar dispuesto a inyectar la liquidez y el capital requeridos por los bancos, de tal forma que el crédito vuelva a fluir en la economía. Segundo, los bancos en situación más débil deben ser absorbidos por los que han salido fortalecidos para darle tranquilidad a los depositantes. Tercero, debe retornar la confianza al mercado de títulos, de tal forma que las empresas se puedan financiar directamente a través de los mercados de capital y que los bancos puedan titularizar su cartera hipotecaria de mejor calidad.

Desafortunadamente, el problema se ha extendido a Europa y Japón, aunque con menor severidad. O sea, todos los países con economías desarrolladas parecen estar entrando en recesión simultáneamente.

Implicaciones para Colombia.

Como consecuencia de la recesión en los países desarrollados, va a disminuir la demanda por importaciones de los países en desarrollo y van a aumentar las situaciones de dumping de exceso de oferta en el mercado internacional. Todo esto debería llevar a una reducción en las exportaciones de los países en desarrollo tanto por la vía de menores volúmenes como por la vía de menores precios.

Por lo tanto, si queremos evitar una recesión en Colombia tendremos que actuar rápidamente en dos frentes: 1- Aumentar la demanda interna, y 2- Mejorar la competitividad exportadora.

Aumentar la demanda interna .

Las autoridades monetarias decidieron frenar el crecimiento de la demanda interna a raíz del aumento en la inflación. Ya lo lograron. Las estadísticas del Dane demuestran que este año el consumo está prácticamente estancado. Por lo tanto, llegó la hora de cambiar de prioridades. Las autoridades deben enfocarse en reducir las tasas de interés y aumentar la liquidez en el mercado para volver a reactivar la demanda interna. Por cierto, con la caída de los precios de los commodities, el riesgo de mayor inflación se ha reducido significativamente.

Por el lado del Gobierno Central, la capacidad de estimular la demanda está limitada por su alto déficit fiscal -este no es el momento adecuado para salir a financiar más gasto público-. Sin embargo, el Gobierno sí podría aumentar el ritmo de inversiones en infraestructura para generar demanda interna, empleo y mejorar la competitividad del país. Esto se podría financiar con la venta de activos para complementar los aportes del sector privado en esquemas de concesión. Por ejemplo, ¿por qué no vender participaciones adicionales de empresas como Ecopetrol o Isagen para financiar la construcción de la infraestructura necesaria para explotar el potencial agrícola de los Llanos Orientales? La propuesta hecha recientemente de vender Corelca para viabilizar la construcción de la autopista Panamá-Venezuela es un excelente paso en esta dirección.

Mejorar la competitividad exportadora.

Ante un mercado externo más difícil, es fundamental ser más competitivo. Esto se logra mejorando la productividad de los sectores exportadores establecidos y desarrollando nuevos sectores con alto potencial.

El sector de offshoring, o tercerización de servicios a otros países, es un excelente ejemplo del tipo de sector que podría prosperar a pesar de la recesión en Estados Unidos y Europa. Esto ocurre porque las tercerización de actividades a países en desarrollo es una opción para reducir costos, un imperativo en épocas de recesión. En este sentido, es muy oportuna la prioridad que el Gobierno y los empresarios privados le han dado al desarrollo del sector.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?