Estratos de papel

| 2/16/2001 12:00:00 AM

Estratos de papel

El estrato social no discrimina "adecuadamente" entre pobres y ricos.

por Hugo Lopéz

La estratificación usada por el DANE en sus encuestas de hogares y la usada por los municipios, aunque diferentes, parecen tener un alto grado de coincidencia. En el caso del área metropolitana de Medellín, el DANE tiende a clasificar los hogares de los estratos bajos del municipio hacia arriba (el 39% de los hogares del estrato I del municipio son calificados en el II por el DANE) y los de los estratos altos hacia abajo (el 81% de los hogares del estrato VI del municipio son calificados en el V por el DANE). No obstante, para el 76% de los hogares, la estratificación coincide exactamente con ambos criterios.



Así las cosas, pueden usarse las encuestas de hogares del DANE para examinar el grado en que los diferentes estratos mezclan hogares pobres y ricos. Las cifras del cuadro anexo --que se refieren, de nuevo, al área metropolitana de Medellín-- revelan que ese mix ha venido creciendo con el tiempo. En los estratos I, II y III y entre 1990 y 1999, el porcentaje de hogares más pobres de los tres primeros deciles de ingresos per cápita de la ciudad cayó marcadamente y, en cambio, aumentó el de los hogares de ingresos altos (deciles 8 a 10). Los estratos IV y V mantuvieron su distribución (sesgada hacia hogares de ingresos medios y altos y el estrato VI vio crecer el peso de los hogares más pobres (deciles 1, 2, 3) y disminuir el de los hogares más ricos (deciles 8 a 10).



Aunque sigue siendo cierto que los más pobres viven preferentemente en los estratos bajos y los más ricos en los altos, la situación de 1999 revela, en los diferentes estratos, una abigarrada combinación de hogares de todos los deciles que anula el estrato como criterio de fijación de tarifas y asignación de subsidios y contribuciones de todo tipo.



Un simple ejemplo ilustra esta tesis. En diciembre de 1999 --de acuerdo con el Dane-- había en el área metropolitana de la capital de Antioquia unos 700.000 hogares. De ellos 280.000 correspondía al 40% más pobre (deciles 1-4). Si se quisiera subsidiar con $1.000 a cada hogar pobre y, para hacerlo, se escogiera como criterio su ubicación geográfica en los estratos I y II (donde vive un número similar de familias: 294.000), sería necesario desembolsar $294 millones y solo se llegaría al 60% de los pobres. En cambio, se perdería el 40% del subsidio total que llegaría a hogares de deciles más altos. Y si se tratara de un subsidio cruzado a pagar mediante un impuesto al decil más rico (unos 70.000 hogares) y se usara como criterio para ubicarlos el de los estratos V y VI (donde viven unos 60.000 hogares) habría que cobrar a cada familia de esos dos estratos unos $4.900. No obstante, solo el 35% de los ricos pagarían el impuesto; el resto sería pagado por familias de deciles inferiores.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.