Opinión

  • | 2005/05/27 00:00

    Estrategia contra la pobreza

    La clave está en la generación de empleo, el desarrollo de capital humano y el aumento de la inversión privada.

COMPARTIR

Una familia pobre normalmente deja de serlo cuando los padres encuentran empleo formal y la familia tiene acceso a buenos servicios de salud, recibe educación y adquiere la propiedad de una vivienda digna.



Sectores donde se genera empleo

Es difícil crear empleo en la industria y la agricultura, porque en estos sectores generalmente la productividad aumenta más rápido que la producción. En compensación, el empleo crece en aquellos sectores donde la productividad aumenta muy despacio: en educación, salud, turismo, construcción de vivienda, servicios personales, etc.

Esto ocurre porque en la industria y la agricultura la automatización permite producir cada vez más con menos gente. Sin embargo, en los servicios es diferente. Por ejemplo, es muy difícil disminuir el número de profesores por estudiante sin afectar la calidad de la educación. También hay un punto en que no se puede disminuir el tiempo que toma una consulta médica, o el tiempo que demora cortarse el cabello en una peluquería.

En Colombia, estas tendencias son claras. De acuerdo con las estadísticas de empleo del Dane para 8 áreas metropolitanas, de los 2,6 millones de empleos que se han creado en los últimos 15 años, solo 360.000 se generaron en la industria manufacturera. En cambio, en los servicios se generaron 2,1 millones de empleos: 880.000 en el comercio, restaurantes y hoteles; 590.000 en salud, educación, otros servicios sociales y servicios personales; 330.000 en establecimientos financieros y servicios inmobiliarios; y 260.000 en transporte y comunicaciones. Por tanto, la clave para generar empleo es generar demanda para estos sectores, entre los cuales están la salud y la educación, vitales para construir capital humano.



¿Por qué no subsidiar más?

Dada esta condición, ¿por qué el gobierno no puede simplemente salir a gastar en subsidios de salud, vivienda popular y educación para generar empleo en estos sectores y simultáneamente invertir en capital humano? Los límites a esta estrategia los pone la capacidad de financiar el déficit público y de mantener el balance del comercio exterior del país.

Infortunadamente, el déficit público no se puede aumentar porque el endeudamiento del gobierno ya pasó de los límites razonables. Tampoco hay la capacidad de producción de bienes transables para compensar un aumento súbito de la demanda interna. Si esto ocurriera, el balance comercial se tornaría altamente negativo al surgir las importaciones.



Promover la inversión privada

La solución al problema descrito es la promoción a la inversión privada, nacional y extranjera. Un aumento en la tasa de inversión privada del 5% del PIB implicaría mayores ingresos al gobierno y aumentaría la capacidad de producción instalada. También ayudaría a crear empleo. El empleo generado y el aumento en ingresos fiscales dependerían del tipo de inversión. Por ejemplo, en el petróleo o la minería se crearían pocos empleos, aunque se conseguirían muchas divisas y altos ingresos para el gobierno. Alternativamente, si las inversiones fueran en call centers, se generarían muchos empleos pero menos divisas e ingresos para el gobierno.

La inversión privada sería aún más benéfica en los sectores clave para disminuir la pobreza: salud y educación. Hoy estos dos sectores están en crisis por su dependencia de la gestión del Estado. Si el Estado limitara al mínimo esencial su papel como proveedor de estos servicios, estos tendrían un dinamismo mucho mayor. En vez de operar hospitales, el gobierno debería promover que los opere el sector privado. En la educación, el gobierno debería promover la operación de los colegios públicos por parte de fundaciones y empresas privadas. No solo aumentaría la inversión sino que aumentaría la calidad del servicio, lo cual redundaría en mayor capital humano.

He aquí el círculo virtuoso contra la pobreza:

1. Promoción a la inversión privada.

2. Mayor gasto gubernamental en subsidios a la educación, salud y vivienda popular en la medida en que aumentan sus ingresos.

3. Menor participación del Estado como operador en estos sectores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?