Opinión

  • | 2010/03/19 00:00

    Esfuerzos empresariales por la educación

    Los empresarios tienen una clara conciencia de la importancia que tiene la educación para el desarrollo económico y social de nuestro país. De ahí la variedad de iniciativas empresariales en este tema.

COMPARTIR

La Encuesta sobre Responsabilidad Social Empresarial 2009, realizada por la Asociación Nacional de Industriales de Colombia (Andi) muestra que las 210 empresas más importantes del país invierten $1,7 billones anualmente en programas de atención a la comunidad y, de ellos, 40% se dedica a la educación, tanto formal como no formal y a formación para el trabajo.

La variedad de iniciativas a que se dedican estos recursos es muy amplia, así como las regiones donde se hacen estos esfuerzos y la diversidad de proyectos a los que van destinados. Una rápida revisión nos puede dar una idea de la variada gama de esfuerzos: empresas como el BBVA con su programa Pasión por el futuro (becas de integración para 9.500 niños), 43.000 morrales escolares, Salón de Arte BBVA; Telefónica, cuyos esfuerzos se desarrollan a través de Educared, Proniño, Voluntariado Telefónica y Debate y Conocimiento; Gas Natural con iniciativas como Gas Natural en la Escuela, Pequeños Científicos, Formación de Docentes, Fondo de becas Gas Natural, Oportunidades Laborales y Museos Vivos.

Estos son ejemplos de empresas multinacionales que operan en el país. Pero, al mirar hacia empresas nacionales, también se encuentra un amplio compromiso con la educación. La Fundación Terpel ha desarrollado una metodología y un currículo apropiados para que los maestros de dos ciudades de Colombia, Medellín y Manizales, puedan enseñar adecuadamente competencias ciudadanas.

La Fundación Bancolombia, por su parte, ha optado por dirigir sus recursos a regiones olvidadas del país, capacitando maestros de comunidades indígenas y afrocolombianas. La Fundación Carvajal centra sus estrategias en fortalecer la oferta de calidad en la educación inicial, promover prácticas innovadoras para mejorar la calidad de la educación, formar ciudadanos para la defensa de la educación y educación emocional y prevención de la violencia.

La Fundación Luker con Los Colegios de la Alegría (denominación dada por la Fundación Ford a sus instituciones educativas) trabaja con escuela activa urbana, educación media con énfasis en la formación para el trabajo, liderazgo juvenil, estímulo para estudios superiores, educación para la paz, programa de formación de maestros y centros orquestales Batuta, entre otros.

Programas dirigidos a la primera infancia, como los desarrollados por las Fundaciones Éxito y Carulla; programas centrados en la educación básica, como El Palabrario, de Fundación Corona; programas orientados a la formación para el trabajo, como el de la Fundación Colombia para la Educación y la Oportunidad (creado por Coca-Cola); programas para la educación superior como el Bachiller Ecopetrol; programas para fomentar la educación de posgrado, como las Becas Colfuturo, apoyadas por empresas de todo el país. Programas, todos ellos, que cubren los diferentes niveles de la educación formal, desde el preescolar hasta los doctorados.

Muchos de estos programas, realizados de manera callada y continuada, han logrado transformaciones importantes en un tema o en una región: es el caso de la Fundación Promigas, que a través de sus programas ha logrado impactos efectivos en el mejoramiento de la calidad de la educación básica y llega anualmente a más de 200.000 niños en nuestra Costa Caribe. El ejemplo del Premio Compartir al Maestro, realizado por la Fundación Compartir, que ha elevado el prestigio, el aprecio y la estima por todos los maestros del país y resaltado y galardonado a los más ilustres. El esfuerzo de la Fundación Saldarriaga Concha por lograr la inclusión de niños en situación de discapacidad en el sistema educativo formal.

En todas y cada una de las experiencias mencionadas, y en la infinidad de ellas que no se incluyen, se refleja la clara conciencia que tienen los empresarios de la importancia que tiene la educación para el desarrollo económico y social de nuestro país. La Fundación Empresarios por la Educación busca alinear y coordinar estos esfuerzos para lograr sumar y multiplicar su impacto, coordinando con las Secretarías de Educación en cada región, conociendo las diferentes experiencias y aprovechando las mejores prácticas.

Las experiencias empresariales de orientación estratégica, gestión de talento, desarrollo y mejoramiento personal y cultura organizacional, pueden hacer grandes aportes al sistema educativo para mejorar su calidad, pertinencia y articulación con el sector productivo de cada región.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?