Opinión

  • | 1998/05/18 00:00

    ¿Es efectiva su junta?

    Una buena junta directiva es tan clave como un excelente gerente. Pero debe ser capaz, independiente y bien remunerada.

COMPARTIR

Definir la composiciónuna junta y forma de trabajar de directiva es una tarea difícil y genera muchas controversias. Primero, porque las empresas son diferentes y tienen necesidades diferentes. Y, segundo, porque es complejo encontrar el equilibrio entre la independencia que necesita la junta y la delegación de la gestión que haga el presidente de la compañía.



Para asegurar la salud de una empresa y la creación de valor para los accionistas, es esencial crear juntas directivas independientes de la gerencia y que aporten valor a la gestión.



Con el fin de tener éxito es importante partir de los cuatro procesos que una junta directiva debe llevar a cabo para liderar exitosamente una empresa:



Gobernarse eficazmente a sí misma.

Facilitar el proceso de desarrollo directivo.

Confirmar la estrategia y seguir el desempeño.

Establecer y mantener los valores, la ética y la integridad financiera de la empresa.

La labor eficaz de la junta depende de la composición de la misma, la evaluación y la renovación de sus miembros, así como el desarrollo de procedimientos para asegurar la efectividad de las reuniones.



Debe tenerse especial cuidado con el tamaño de las juntas pues las que cuentan con muchos miembros tienden a desarrollar problemas de coordinación, comunicación y trabajo en equipo. Las juntas pequeñas, de 5 a 10 miembros, trabajan mejor.



Para la elección de una junta se ha demostrado que es importante designar personas independientes de la gerencia, con perfiles claramente definidos en términos del conocimiento o experiencia necesarios para aportar efectivamente a la gestión de la empresa.



También se ha insistido en la importancia de tener sistemas de autoevaluación periódica de los miembros de junta, con el fin de cambiar a los que no aportan lo esperado. Así se evita que las juntas se conviertan en reuniones sociales, lo que desafortunadamente ocurre con frecuencia.



A pagar bien



Para que una empresa tenga éxito debe contar con una junta directiva capacitada. Y para ello se debe remunerar adecuadamente a sus integrantes. Muchas empresas en Colombia tienen un nivel de compensación casi "simbólico" para los miembros de junta directiva.



Como regla general debería remunerarse a los directores, por lo menos con los mismos honorarios que recibirían como consultores. Los miembros de comités deberían recibir mayor compensación, debido a su mayor dedicación de tiempo y niveles superiores de responsabilidad asumida.



La junta directiva debe propender por facilitar el desarrollo de los gerentes de la empresa. Por esto, debe desarrollar una metodología objetiva para evaluar a los principales ejecutivos y compensarlos de acuerdo con su desempeño.



También es recomendable desarrollar planes de sucesión para los cargos más críticos de la organización. En general, las mejores juntas directivas han establecido comités de "desarrollo gerencial y compensación" para llevar a cabo estas funciones, los cuales deben reunirse de dos a cuatro veces por año.



Confirmar la estrategia propuesta por la gerencia y seguir su desempeño es clave en una junta directiva. Para ello es necesario establecer un adecuado proceso de planeación estratégica, el cual debe culminar con una reunión anual con la junta directiva para recibir su aprobación. Este plan debe proveer las bases para el acompañamiento y control trimestral por parte de la junta. En este sentido, para que la junta pueda ejercitar su función adecuadamente, es necesario que sus miembros tengan un buen conocimiento del sector en que opera la empresa y tengan acceso a información de eventos relevantes en la empresa, el sector y la economía en general.



Por último, la junta directiva tiene la responsabilidad de establecer y mantener los valores, la ética y la integridad financiera de la empresa. Para esto es recomendable formar, por lo menos, un comité de auditoría que fije las políticas de auditoría y control y reciba los reportes de la auditoría externa. Como mínimo debe reunirse cuatro veces por año, con anterioridad a la publicación trimestral de resultados.



En instituciones que manejan elevados niveles de riesgo en su operación normal, como las empresas de trading, de commodities o las instituciones financieras, es necesario crear comités adicionales para fijar políticas y acompañar los diferentes tipos de riesgos. Sin este tipo de controles, los accionistas de la empresa pueden llevarse desagradables sorpresas cuando ya sea demasiado tarde para reaccionar al problema.



Obtener mejoras en el desempeño de la junta directiva toma tiempo. Incluso se puede necesitar un par de años para implementar la totalidad de las ideas aquí presentadas. Tampoco hay fórmulas mágicas. Los procesos mencionados deben servir como guías para evaluar las modificaciones necesarias en la junta directiva, claro que dependiendo de cada empresa.



No debe subestimarse la importancia de mejorar el desempeño de la junta directiva. La salud a largo plazo de cualquier empresa depende de ello, sobre todo hoy si se tienen en cuenta la mayor competencia y la estrechez del mercado de capitales. Sólo las empresas con desempeño superior serán capaces de atraer el capital necesario para crecer y asegurar su competitividad en el futuro.



La nueva concepción del papel de las juntas directivas ya inició una verdadera revolución en los países desarrollados. Ha llegado el momento de acelerar el paso en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?