Opinión

  • | 2007/08/03 00:00

    ¿Es el Comercio Justo una forma de Responsabilidad Social?

    Un gran avance ético se lograría si los principios del Comercio Justo se aplicaran a las prácticas comerciales locales.

COMPARTIR

Cualquiera que haya visto un video de Coldplay, habrá notado cómo en la mano y en el piano de su líder Chris Martin hay siempre un mensaje: "Do Fair Trade" (Haga Comercio Justo). Se trata probablemente del grupo musical más exitoso de la presente década, ¿qué hay detrás de ese mensaje?

Lejos de ser una estrategia de un cantante famoso para llamar la atención, el Fair Trade es un movimiento que alcanza grandes proporciones.Se trata de un movimiento originado en los países desarrollados en los que ciertos grupos de consumidores descubrieron que algunos de los productos más costosos de la canasta eran comprados por sumas irrisorias a productores y artesanos del tercer mundo.

Seguramente, las primeras reacciones fueron de indignación, no por lo poco que les pagaban a los productores, sino por lo mucho que les cobraban en sus mercados locales. Sin embargo, en algún momento, al inicio de la década de los noventa, el movimiento claramente se inclina por la defensa de pagos justos a los productores. Entiende que si los mercados desarrollados están dispuestos a pagar precios altos por una tasa de café o por una elegante barra de chocolate, al menos deberían pagarles precios justos a los productores de sus materias primas.

Un ejemplo de cómo promover las prácticas éticas
La estrategia escogida es particularmente novedosa y poderosa. Se buscó la forma de que fuera el consumidor final quien premiara o castigara a los intermediarios, de acuerdo con sus prácticas de comercio con los pequeños productores.

El fondo de esta defensa consiste en que se estima que los productores, por encontrase en muchos casos en situación de necesidad extrema, son fácil objeto de abuso.

Se desarrolló entonces uno de los primeros sellos sociales, el sello de Comercio Justo o Fair Trade, emitido por una entidad sin ánimo de lucro, que "certifica" que a los pequeños productores de los países de origen se les está pagando una suma justa por su trabajo y sus recursos.

El otro sello social importante, y probablemente más conocido en Colombia, es el de producto "Orgánico". Lo cierto es que todos se han inspirado en el sello Kosher utilizado para certificar que ciertos alimentos cumplen con los requerimientos de la tradición judía.

Lo realmente poderoso de este concepto es la producción de un sello que "garantice" ciertos comportamientos éticos. Y, ¿quién más poderoso que el mercado para premiar o castigar el comportamiento de sus agentes?

Colombia y el Comercio Justo
Aunque poco divulgado, Colombia ha jugado un papel importante en el desarrollo de este movimiento, por varias razones.

Uno de los primeros casos de abuso, publicado ampliamente, fue precisamente el que destacaba la inmensa diferencia que había entre el precio pagado por un café en un Starbucks en Nueva York y el incomparable pago que recibe un pequeño caficultor colombiano. Se llegó incluso a documentar y divulgar bastante bien el caso de algunos campesinos nariñenses.

El cacao y las artesanías también han sido productos en los cuales se presentan brechas gigantescas y, por lo tanto, objeto de análisis por parte de este movimiento.

La Federación de Cafeteros y su naciente red Juan Valdez ha sido destacada, por la Universidad de Columbia, como la organización de "comercio justo en café" más antigua y más grande del mundo.

Finalmente, aunque hasta ahora el foco ha estado orientado al comercio internacional, bien vale la pena analizar ¿qué tan justos y decentes son los precios que nosotros mismos pagamos a los pequeños productores?

¿Será que las frutas y las verduras que conseguimos en las grandes cadenas de supermercados fueron justamente pagadas a los pequeños campesinos?

¿Será que todos esos nuevos y hermosos productos de decoración que hoy vemos en los centros comerciales fueron correctamente remunerados a los artesanos?

Como consumidores, ¿tenemos algo que decir al respecto?

Allí hay todo un espacio para la reflexión, el análisis y convencimiento acerca de lo que es ético y responsable con algunos de los grupos más pobres de nuestra sociedad.



brucemacmaster@inverlink.com.co
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?